| 12/6/2007 12:00:00 AM

Desempleo rural bajó al 7,3 % entre agosto y octubre de 2007

La cifra es menor en 2,1 puntos porcentuales frente al mismo período del año 2006, cuando la tasa de desocupación en las zonas rurales del país se situó en 9,4 por ciento.

Bogotá_  Entre los meses de agosto y octubre de 2007, el desempleo en las zonas rurales de Colombia se situó en 7,3 por ciento, cifra inferior en 2,1 puntos porcentuales respecto al mismo período del año anterior, cuando el indicador se situó en 9,4 por ciento.

Así lo informó el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Andrés Felipe Arias, luego de analizar los resultados de la Gran Encuesta Integrada de Hogares, realizada por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

El jefe de la cartera agropecuaria indicó esta es una de las tasas de desempleo más bajas en trimestres móviles desde 2002, y que la caída en la tasa de desempleo obedece a la generación de nuevos puestos de trabajo en la zona rural.

Según el Dane, en entre agosto y octubre de 2007 en la zona rural se emplearon 212 mil personas más que en 2006, al pasar de 4,3 millones a 4,5 millones.

Arias Leiva resaltó que luego de las modificaciones introducidas por el Dane a la Encuesta de Hogares en el tercer trimestre de 2006, las comparaciones anuales de los indicadores en el trimestre agosto-octubre ya se pueden hacer sobre metodologías homogéneas.

Agregó que con ello ya se empieza a reflejar la recuperación del sector agropecuario, resultado consistente con la tendencia que han venido mostrando los demás indicadores, como el crecimiento en el área sembrada y la producción.

Del total de nuevos ocupados en la zona rural, 168 mil se emplearon en actividades relacionadas con el sector agropecuario, silvicultura y pesca, indicando un crecimiento de 6,4 por ciento, al pasar de 2.691 a 2.859 mil ocupados.

 

 

SP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?