| 6/12/2008 12:00:00 AM

Desabastecimiento se profundiza en Argentina por conflicto agro

Buenos Aries.- La escasez de alimentos y combustibles se agravó el jueves en Argentina por los bloqueos de rutas que realizan transportistas en protesta por una extensa disputa entre el sector agrario y el Gobierno que está afectando su actividad.

El conflicto agropecuario, disparado por la aplicación de un nuevo sistema impositivo para las exportaciones de granos, sacude desde hace tres meses al país, ya perjudicó a diversos sectores de la economía y derrumbó la popularidad de la presidenta, Cristina Fernández.

En una profundización de la crisis, los bloqueos de los camioneros, que dicen que en los últimos tres meses su trabajo se redujo drásticamente por la disputa, estaban afectando el abastecimiento de alimentos en los comercios minoristas de Buenos Aires. "Detectamos que hay faltantes muy fuertes de mercadería en el caso de arroz, harinas, aceites, galletitas, tomates en lata," explicó Susana Andrada, presidenta del Centro de Educación al Consumidor.

Los bloqueos de carreteras también provocaban escasez de combustible en los distintos centros urbanos del país, lo que llevó a muchas líneas de autobuses del área metropolitana de Buenos Aires a reducir su frecuencia. La negociación entre el Gobierno y el sector agrícola cayó definitivamente semanas atrás, lo que llevó a las autoridades a dar por cerrado el conflicto con una serie de anuncios unilaterales para el sector.

Las medidas incluyeron la liberación de exportaciones de carne y trigo y un plan de obras públicas que se financiará con los fondos extra que genere el mayor impuesto a los granos. Pero los anuncios no satisficieron a los chacareros, que siguen protestando a los costados de las rutas en reclamo de una revisión del esquema impositivo aplicado en marzo, que subió de hecho la tasa que paga la soja, el cultivo más importante del país.

Los productores, que el lunes levantaron su tercer huelga comercial en tres meses y el jueves decidirían cómo continuará la protesta, están vendiendo en los mercados el mínimo de mercadería necesaria para subsistir, lo que perjudica a los camioneros.

"El problema lo hemos heredado nosotros (...) quienes fueron elegidos por el pueblo tienen que tomar cartas en el asunto y solucionar este problema," dijo a la televisión un camionero que en la provincia de Córdoba cortaba totalmente el camino junto a decenas de colegas.

En el mercado de Liniers, la principal plaza de hacienda del país, el jueves ingresaron sólo 244 animales, una exigua cantidad en comparación con los vacunos que llegan normalmente. Mientras tanto, en el Mercado Central de Buenos Aires temían que los cortes de rutas afectaran el transporte de las frutas y verduras que están actualmente en los caminos y deberían llegar en los próximos días.

"Estamos preocupados. El viernes tenemos el día de ventas más fuerte de la semana, entonces necesitamos un abastecimiento inmediato. Y ahí no sabemos qué puede llegar a suceder," dijo a Reuters Fabián Zeta, presidente de la Cámara de Operadores Frutihortícolas del Mercado Central.

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?