| 2/1/2006 12:00:00 AM

Derogan Impuesto al Débito Bancario en Venezuela

La eliminación del IDB se da una semana después que el presidente Hugo Chávez anunció la medida como parte de un paquete de acciones, que incluyeron un incremento del salario mínimo del 15%, que marcaron el inicio de la campaña electoral del mandatario.

El Impuesto al Débito Bancario (IDB), que tenía una tasa de 0,5% desde febrero del 2002, quedó derogado a partir del viernes, señaló el jefe de organismo recaudador.

El superintendente nacional aduanero y tributario (Seniat), José Gregorio Vielma Mora, dijo en un comunicado que la ley del Impuesto al Débito Bancario (IDB) quedó sin vigencia desde el viernes luego de la publicación de la medida en la Gaceta Oficial del 8 de febrero.

La eliminación del IDB se da una semana después que el presidente Hugo Chávez anunció la medida como parte de un paquete de acciones, que incluyeron un incremento del salario mínimo del 15%, que marcaron el inicio de la campaña electoral del mandatario.

Chávez informó la semana pasada que los ingresos que generaba el IDB, que estimó en 2,7 billones de bolívares (unos 1.255 millones de dólares) serán compensados con el incremento de la recaudación de otros tributos.

La Asamblea Nacional aprobó el 8 de febrero la suspensión del IDB.

El presidente de la comisión de Finanzas del congreso, el diputado oficialista Rodrigo Cabezas, expresó que el gobierno eliminó el impuesto porque prevé mayores ingresos por el alza de los precios del petróleo.

"Todo indica que podemos estar cerca de 50 dólares el barril este año, y eso nos da la fortaleza como para eliminarlo (el IDB)", añadió.

El jefe del Seniat indicó que a pesar de la derogación del impuesto el gobierno prevé que este año recaudará por impuestos 50 billones de bolívares (unos 23.255 millones de dólares).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?