| 6/21/2006 12:00:00 AM

Denuncian que subsidios agrícolas perjudican libre comercio

Las naciones más industrializadas del mundo gastaron el año pasado 225.000 millones de euros (280.000 millones de dólares) en subvenciones agrícolas, obligando a los consumidores a pagar más por los alimentos y perjudicando el libre comercio a nivel mundial, dijo el miércoles la Organización para la Cooperación Económica y el desarrollo (OECD por sus siglas en inglés).

El informe presiona a los diplomáticos que intentan reactivar las negociaciones sobre comercio mundial de la próxima semana, para que acepten las reformas que según la OECD podrían fomentar el crecimiento de la economía mundial.

Europa y Estados Unidos se ven presionados para que reduzcan sus subvenciones agrícolas mientras los negociadores intentan reactivar en Ginebra las conversaciones sobre un acuerdo de comercio global que podría beneficiar también la libre circulación de bienes y servicios.

 

"Urge lograr un avance en estas negociaciones para dar nueva vida a la reforma de la política agrícola", insistió la OECD.

 

La Unión Europea fue la que más gastó en subvenciones agrícolas, pagando 107.000 millones de euros (134.000 millones de dólares) en ayudas a la agricultura, muy por encima de los 38.000 millones de euros (47.000 millones de dólares) de Japón o los 34.000 millones de euros (43.000 millones de dólares) de Estados Unidos, según la OECD.

  El informe de la OECD indicó que el porcentaje del respaldo gubernamental a los agricultores en diversos países se mantuvo en el 29%, sin cambios respecto al año anterior, frente al 30% en el 2003. ç La mayor parte de esas ayudas tuvieron como fin apuntalar los precios de los productos agrícolas, indicó, como las tarifas arancelarias, subvenciones a la exportación y ayudas a la producción nacional que distorsionan la producción, los mercados y el comercio.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?