| 9/14/2011 9:00:00 AM

Denuncian sobornos a indígenas de Perú en el sector del gas

La organización Survival International denunció que a los indígenas del sureste del país se les ha sobornado con analgésicos y bolígrafos cuando la industria del gas intenta explorar sus terrenos.

Esta organización defensora de los indígenas señala que incluso miembros de INEPA, la agencia gubernamental establecida para proteger las tribus peruanas, han presionado a estas comunidades a fin de poder realizar labores de exploración en las reservas donde viven.

Según Survival, trabajadores del gigante del gas Pluspetrol, de Argentina, han estado en contacto con la reserva Kugapakori-Nahua para realizar pruebas medioambientales en sus tierras.

La reserva fue creada en 1990 para proteger los derechos territoriales de tribus vulnerables.

El líder de Nahua, Enrique Dixpopidiba Shocoroa, reveló que a su tribu se le ha facilitado equipo médico y promesas de trabajo.

Esta situación sale a la luz mientras el presidente de Perú, Ollanta Humala, aprueba una ley histórica pensada para garantizar a las poblaciones indígenas el derecho a que se les consulte previamente sobre cualquier proyecto que les afecte.

Según Survival International, unas quince tribus han optado por mantenerse aisladas en el Amazonas peruano, pero afrontan la extinción si sus tierras son exploradas.

El director de Survival International, Stephen Corry, dijo que la "perforación (en busca) de petróleo y gas en reservas tribales aisladas supone una burla de la nueva ley de Perú. También amenaza con perjudicar la promesa del Gobierno de proteger a las tribus aisladas, que son especialmente vulnerables".

De acuerdo con la organización no gubernamental, la mitad de los Nahua murieron a raíz de la presencia en sus tierras de la compañía Shell para la exploración de crudo en los años 80.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?