| 5/20/2009 12:00:00 AM

Demócratas planean recortar US$80 millones para el cierre de Guantánamo

(WASHINGTON) Los demócratas del Senado de Estados Unidos decidieron el martes recortar US$80 millones destinados al cierre de la prisión de Guantánamo, en un nuevo revés a los esfuerzos del presidente Barack Obama por dejar atrás las políticas antiterrorismo del Gobierno de Bush.

La acción viene tras críticas de republicanos e incluso algunos demócratas de que Obama primero debió haber presentado un plan sobre qué pensaba hacer con los aproximadamente 240 sospechosos de terrorismo detenidos en la prisión en una base naval estadounidense en Cuba.

Obama ha prometido cerrar la prisión antes de comienzos del 2010 y pidió que el dinero sea incluido en una ley pendiente que financiaría las guerras en Irak y Afganistán. Se espera que esa medida sea aprobada por el Congreso dentro de los próximos días o semanas.

"El presidente y el Congreso trabajarán juntos en un cronograma para presentar una solicitud renovada para los recursos que sean necesarios", dijo el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs. "El presidente aún cree que es de interés nacional el cierre de (la prisión de) Bahía de Guantánamo", agregó.

Obama planea pronunciar un discurso el jueves para entregar más detalles de su política sobre la prisión y las tácticas contra el terrorismo, tras críticas de grupos de derechos humanos sobre que habría cambiado de parecer en promesas claves, como el fin de las cortes militares para los detenidos en Guantánamo y la publicación de fotografías de abusos.

La prisión de Guantánamo es quizás el símbolo más visible del legado del presidente George W. Bush y las discusiones sobre la política antiterrorismo amenazan con convertirse en una distracción para Obama, mientras busca concentrarse en sus esfuerzos por reparar una economía en recesión.

"Cada Gobierno comete errores. Ellos cometieron errores por la manera en que lo están manejando y ahora están intentando solucionarlo", dijo el senador John McCain, rival de Obama en la campaña presidencial del 2008.

McCain dijo que intentaría ayudar al Gobierno a corregirlo, pero "ellos se metieron en un hoyo muy profundo".

Si bien el Pentágono dijo que trabajaría en un proyecto para cerrar rápidamente la prisión, el portavoz Geoff Morrell puso en duda si podrá lograrse. "Sin fondos para ese propósito, casi cualquier opción será tremendamente difícil de lograr", afirmó.

El Senado posiblemente votará el miércoles una enmienda para recortar los US$80 millones y prohibir que se use dinero hasta el 30 de septiembre para transferir, liberar o encarcelar a cualquiera de los detenidos en Estados Unidos, según asesores del Congreso.

El proyecto de financiamiento de las guerras incluye otras provisiones controvertidas como la entrega de hasta US$108.000 millones al Fondo Monetario Internacional, que intenta ayudar a otros países a pasar la tormenta económica.

Los demócratas del Senado inicialmente incluyeron el dinero en el proyecto de ley por  US$91.300 millones para financiar las guerras, pero prohibieron al Gobierno que llevara a los detenidos a territorio estadounidense y separó US$50 millones hasta que el Gobierno entregue un plan para tratar con los detenidos.

Pero los demócratas desistieron en medio de las críticas de que no existían planes para lidiar con los detenidos y los temores de que trasladarlos a suelo estadounidense podría complicar los esfuerzos por juzgarlos.

"La sensación era en este momento que estábamos defendiendo lo desconocido. Nos estaban pidiendo que defendiéramos un plan que no ha sido anunciado", dijo Richard Durbin, el demócrata de segundo mayor rango en el Senado.

Los republicanos han criticado a Obama y a los demócratas por la petición de financiamiento sin un plan y también han cuestionado si alguno de los detenidos será llevado a territorio estadounidense.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?