| 5/8/2008 12:00:00 AM

Demanda y precios de materias primas permanecerían firmes: FMI

Nueva York.- Los altos precios de la energía y las materias primas son un factor clave en las preocupaciones inflacionarias, y pese a una desaceleración del crecimiento económico mundial, la demanda y los costos permanecerían firmes, dijo el jueves un funcionario del FMI.

La reciente escalada de los precios de la energía y de las materias primas refleja los fundamentos y ya está causando escasez de alimentos en algunos países pobres, precisó John Lipsky, subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional.

"La demanda por las materias primas ha permanecido robusta a raíz del fuerte crecimiento en economías emergentes y en desarrollo, lideradas por China y la India," precisó Lipsky en el Consejo de Relaciones Exteriores celebrado en Nueva York.

"Cuando es probable sólo un alivio temporal, esperamos que los precios agrícolas permanezcan altos en el futuro predecible debido a que las respuestas (por el lado del) suministro podrían requerir tanto nuevas inversiones como reformas de políticas," explicó. El jueves, los futuros del crudo estadounidense negociados en la Bolsa Mercantil de Nueva York marcaron un récord cercano a los 124 dólares el barril poco después del cierre de la sesión oficial.

"Las economías emergentes y en desarrollo como grupo representan cerca del 95 por ciento del crecimiento en la demanda petrolera desde el 2003," precisó Lipsky.

El FMI atribuye el 70 por ciento del avance de los precios del maíz y el 40 por ciento de la escalada de los valores de la soja a la creciente demanda para la elaboración de biocombustibles -energía procesada a partir de productos agrícolas, como el maíz, la soja, el azúcar y el trigo.

Los futuros de la soja negociados en la Junta de Comercio de Chicago treparon a principios de marzo a un máximo histórico cercano a los 16 dólares el bushel. El maíz, por su parte, alcanzó el jueves un récord de 6,72 dólares por bushel impulsado por las preocupaciones por el retraso de la cosecha estadounidense.

La caída del dólar estadounidense también ha incidido en los mercados de las materias primas. El FMI estimó que el barril de petróleo operaría 25 dólares por debajo de los niveles actuales si el dólar hubiese mantenido su máximo del 2002 hasta fines del 2007. El ritmo anual de la inflación de los precios al consumidor a nivel mundial se aproxima al 5,5 por ciento, frente al reciente 4 por ciento, de acuerdo a las Estadísticas Financieras Internacionales del FMI.

Mientras que los costos de la producción agrícola y de transporte han respondido a los altos precios del crudo, los precios reales de los alimentos permanecen muy por debajo de los máximos previos según los estándares históricos, indicó Lipsky.

Algunos países han fijado restricciones a las exportaciones para garantizar que sus habitantes tengan suficientes alimentos, pero esas medidas están teniendo un impacto negativo en aquellas naciones que dependen de las importaciones. "Tales restricciones también están reduciendo los incentivos para incrementar la producción en los países exportadores," dijo Lipsky.

Estimaciones preliminares sugieren que estas restricciones sumadas a las compra alentadas por el pánico, representan alrededor del 50 por ciento del reciente avance de los precios del arroz, destacó el FMI.

Los futuros de arroz negociados en la Junta de Comercio de Chicago se dispararon a fines de abril a un récord de más de 25 dólares por quintal.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?