| 10/17/2009 8:00:00 AM

Déficit federal EEUU impone récord de US$1,42 billones

El déficit presupuestario federal en Estados Unidos subió a una cifra sin precedentes de US$1,42 billones , luego que la recesión causó que los ingresos por impuestos cayeran, en un momento en que el gobierno gastaba cantidades colosales de dinero para estabilizar el sistema financiero y estimular la economía.

El desequilibrio para el año presupuestario concluido el 30 de septiembre ascendió a más del triple del registrado el año anterior, el cual impuso también un récord. El gobierno del presidente Barack Obama proyecta que los déficit totalizarán US$9,1 billones durante la próxima década, a menos que se tomen medidas correctivas.

Como una parte de la economía, el déficit presupuestario permaneció en 10%, la mayor proporción desde la Segunda Guerra Mundial, según datos divulgados por el gobierno.

El presidente Barack Obama ha prometido reducir el déficit una vez que concluya la gran recesión actual y que la tasa de desempleo comience a mitigarse. Pero los economistas están preocupados por la posibilidad de que el gobierno carezca de la voluntad para tomar las decisiones políticas difíciles que reduzcan el gasto y eleven los impuestos, a fin de controlar el desequilibrio.

En el 2009, el gobierno tuvo US$2,10 billones de ingresos, una caída del 16,6% respecto del 2008. Este descenso fue un reflejo de la caída de la recaudación tributaria a medida que millones de estadounidenses perdían sus trabajos o sufrían recortes de salarios. También los impuestos corporativos bajaron, ya que la recesión redujo los márgenes de ganancias de las empresas.

El gasto gubernamental subió el año fiscal pasado a US$3,52 billones , un 18,2% más que el año anterior. El fondo de rescate al sistema financiero de US$700.000 millones de  se sumó a los mayores gastos y subsidios impositivos del paquete de estímulo económico de US$787.000 millones para generar ese aumento.

En septiembre, un mes en que el gobierno suele tener superávit, el déficit fue de 46.600 millones de dólares, un fuerte contraste con el superávit de 45.700 millones obtenido en septiembre del 2008, la última vez que el gobierno tuvo un balance positivo.

Funcionarios del gobierno dijeron que el presidente está decidido a controlar el déficit de ahora en adelante.

"Era crítico que actuáramos para sacar a la economía del borde del abismo este año", dijo en un comunicado el director de presupuesto de la Casa Blanca Peter Orszag. "El presidente reconoce que necesitamos poner a la nación de vuelta en un camino fiscalmente sustentable".

Si el gobierno no puede controlar el creciente déficit, se podría disparar una nueva crisis financiera que empujara hacia arriba las tasas de interés y la inflación, y que derrumbaría al dólar si los inversionistas extranjeros decidieran sacarse de encima sus posiciones de bonos del Tesoro.

Ninguno de esos problemas se hacen evidentes ahora porque la peor recesión desde los años 30 ha deprimido la necesidad de crédito de consumidores y empresas, lo que le da al gobierno un respiro en cuanto al interés que ha tenido que pagar este año por su deuda récord. Los pagos de interés neto, de hecho, cayeron por unos US$10.000 millones en el 2009 respecto del año anterior.

Sin embargo, los economistas temen que los inversores comiencen a dudar sobre la capacidad de Estados Unidos de pagos su deuda a menos que el gobierno y el Congreso desarrollen planes creíbles para reducir el déficit una vez que termine la recesión y comience a bajar el desempleo.

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?