| 9/11/2009 12:00:00 AM

Déficit de EE.UU. llega en 11 meses a US$1,38 billones

El déficit federal llegó al 31 de agosto a US$1,38 billones, cuando queda menos de un mes en el año fiscal de Estados Unidos.

Washington — El Departamento del Tesoro anunció el viernes que el déficit del mes pasado fue de US$111.400 millones, frente a los US$152.000 millones pronosticados por los economistas.

El galopante aumento del déficit creó temores de que los acreedores extranjeros dejen de comprar bonos de la Tesorería con los cuales financiarlo. China, ahora la mayor acreedora de la deuda oficial estadounidense, mostró su preocupación por el crecimiento del déficit. El secretario del Tesoro Timothy Geithner y otros funcionarios han insistido que una vez que concluya la recesión y el sistema financiero haya sido estabilizado, el gobierno se apresurará a controlarlo.

Empero, los detractores republicanos sostienen que la Casa Blanca carece de un plan creíble para paliar los sucesivos déficit en los próximos 10 años. Los economistas privados temen que el país podría encarar una peliaguda situación al ver cómo se disparan las tasas de interés en los próximos años y el dólar se debilita al desprenderse los extranjeros de los bonos estadounidenses.

El gobierno redujo el mes pasado su pronósticos de déficit para este año a US$1,58 billones de US$1,84 billones, lo que permitió a la Casa Blanca no solicitar otros US$250.000 millones para apuntalar a los bancos.

El cálculo de US$1,58 billones de déficit para el año fiscal que concluye el 30 de septiembre indica que la Casa Blanca anticipa un descubierto de US$200.000 millones en el último mes del año fiscal, un pronunciado deterioro frente al mismo mes del 2008, cuando el gobierno cerró el año fiscal con un superávit de US$45.700 millones.

 

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?