| 3/17/2009 12:00:00 AM

Déficit de cuenta coriente en EE.UU. llegó a su menor nivel desde 2004

(WASHINGTON) El déficit de cuenta corriente de Estados Unidos probablemente se estrechó en los últimos tres meses del 2008 a su nivel más bajo desde el 2004, luego de que el comercio se desplomó como consecuencia del empeoramiento de la crisis económica mundial, reveló un sondeo de Reuters.


Se prevé que el déficit de cuenta corriente de Estados Unidos se haya reducido a US$137.000 millones en el último trimestre, desde US$174.100 millones en el anterior periodo, en base a la mediana de las proyecciones de 45 economistas.


"Nosotros vemos un deterioro pequeño en el superávit de ingresos, pero se espera que los cambios en la balanza de ingresos y las transferencias netas sean eclipsados por el gran cambio en el déficit comercial", dijo en un reporte Barclays Capital.


"En términos reales, el déficit comercial se amplió en el cuarto trimestre, llevando al comercio a restar al crecimiento real del PIB por primera vez desde el primer trimestre de 2007", agregó.


La cuenta corriente estadounidense es la medida más amplia del desempeño del comercio del país, incluyendo no sólo el comercio de mercancías sino también las transacciones financieras con el resto del mundo.


Tanto las exportaciones como las importaciones de Estados Unidos han caído bruscamente, después de registrar alzas récord en julio. La fuerte caída en el precio del petróleo ha jugado un rol importante en la baja de las importaciones.


"El déficit de cuenta corriente de Estados Unidos se estrechará perceptiblemente en los últimos tres meses del 2009, alcanzando US$137.400 millones , el más pequeño desde el 2004", dijo en una nota Moody's Economy.com.

 

 

(REUTERS)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?