| 3/28/2008 12:00:00 AM

Decimosexto día de paro agrario en Argentina

Buenos Aires.- El Gobierno argentino dijo el viernes que confía en que los agricultores levantarán una huelga que mantiene paralizado el comercio y el transporte de granos y carne para poder iniciar un diálogo con el sector.


La protesta del campo, que entró el viernes en su decimosexto día, incluye también bloqueos de ruta, en repudio de un alza en el impuesto a las exportaciones de soya y girasol dispuesto recientemente por el gobierno.


"Estamos esperando que en el día de hoy (viernes) resuelvan rápidamente acompañar esta mesa de diálogo para poder sentarse, porque no hay tantos puntos de desencuentros", dijo en declaraciones radiales el ministro de Interior, Florencio Randazzo.


"Estamos esperando que las respectivas asambleas (de agricultores) decidan", agregó.
En distintos puntos del país, los productores realizan asambleas para decidir los pasos a seguir. Algunos cortes de carreteras fueron levantados y otros permanecían bloqueados.


"Queremos saber cuáles son las medidas que el gobierno puntualmente tiene para avanzar (...), queremos conocerlas, las conocemos y nos vamos a las chacras", dijo en declaraciones transmitidas por televisión Guillermo Giannasi, dirigente de la Federación Agraria Argentina (FAA).


El jueves, la presidenta argentina, Cristina Fernández, pidió al campo que levante la huelga e instó al diálogo, en un discurso que tuvo dispares repercusiones entre los agricultores.


"Los convoco al diálogo en serio, desde aquí, las puertas de la casa de gobierno están abiertas, pero por favor, levanten la medida contra el pueblo", dijo Fernández en un acto organizado por partidarios de sus políticas.


Los mayores impuestos a la exportación buscan reforzar el superávit fiscal del país y frenar una escalada inflacionaria en los alimentos que amenaza la economía.

 

 


Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?