| 8/21/2008 12:00:00 AM

Débil economía colombiana evitaría más alzas tasas 2008 -

Bogotá.-  La debilidad de la economía de Colombia, reflejada en recientes cifras de la industria y el comercio minorista, evitaría nuevos aumentos en las tasas de interés por parte del Banco Central este año, a pesar de que las expectativas inflacionarias se mantienen por las nubes.

Esta semana el estatal Departamento Nacional de Estadísticas (DANE) reveló que la producción industrial y las ventas minoristas cayeron en junio un 6,55 por ciento y un 0,75 por ciento, respectivamente, frente a igual mes del año pasado.

Eso llevó a que en el primer semestre los dos indicadores crecieran apenas un 0,37 por ciento y un 1,37 por ciento, en comparación con expansiones superiores al 12 por ciento en el mismo periodo del 2007.

La debilidad económica se ha dado en medio de una política monetaria restrictiva del Banco Central, que desde abril del 2006 ha elevado en 400 puntos base su principal tasa de interés de referencia al actual 10 por ciento, su mayor nivel en los últimos siete años, para contener el alza de los precios.

Para David Duarte, estratega de 4Cast Inc en Nueva York, pese a que las expectativas inflacionarias han justificado el alza de las tasas, la actual coyuntura económica impide continuar en esa senda.

"En términos de tasas, creo que no podrán aumentarlas más, los datos no justifican aumentos, especialmente considerando que los aumentos antes de la última alza fueron los que provocaron la desaceleración económica," opinó Duarte, quien hasta comienzos de agosto esperaba que el tipo de referencia de la autoridad monetaria terminara el año en 10,5 por ciento.

A SER CREATIVO
La preocupación también se vio en el Banco Central, que resaltó en el comunicado de su más reciente reunión de política monetaria del pasado 15 de agosto que además de la desaceleración en Estados Unidos, Europa y Japón, existe evidencia de un panorama similar en las economías emergentes, incluida Colombia.

Por ese panorama el banco redujo su estimación de crecimiento de la economía para el 2008 a un rango entre 3,3 y 5,3 por ciento, desde uno previo de entre 4 y 6 por ciento. La economía desaceleró su ritmo de expansión a un 4,1 por ciento en el primer trimestre, en comparación con el 9,1 por ciento que logró en el mismo periodo del año pasado.

A su turno, el presidente Alvaro Uribe insistió en que el Banco Central debe bajar sus tasas de interés para evitar una mayor desaceleración del Producto Interno Bruto, que en el 2007 logró un repunte del 7,52 por ciento, su mejor desempeño de las últimas tres décadas.

Sólo unos pocos analistas mantuvieron sus expectativas de que el emisor aumente probablemente entre 25 y 50 puntos base su tasa de interés este año para contener las expectativas inflacionarias, a escasos meses de que comiencen las negociaciones salariales que regirán el próximo año. La última encuesta del Banco Central reveló que los precios al consumidor terminarían este año con un alza del 7,06 por ciento, muy por encima de la meta establecida por el organismo para este año, de entre 3,5 y 4,5 por ciento.

"Podrían venir dos ajustes adicionales por un tema de expectativas inflacionarias y de anticipación a la negociación de los salarios mínimos," dijo Arnoldo Casas, gerente de investigaciones económicas de Profesionales de Bolsa, quien no descarta que las tasas cierren el año en 10,5 por ciento.

Pero algunos de los consultados dijeron que si bien el Banco Central no elevaría más sus tasas, tampoco podrá bajarlas en el corto plazo y en cambio tendría que echar mano a otras estrategias para controlar la inflación, su prioridad por mandato constitucional. "Ya ha sido bastante creativo, pero tendrán que aún imaginar nuevas políticas efectivas para facilitar la transición de la economía por un periodo de debilitamiento y choque inflacionario," concluyó Duarte, de 4Cast Inc.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?