| 10/1/2009 12:00:00 AM

Datos de producción y empleo arrastran a Wall Street

Los precios de las acciones iniciaron el último trimestre del año con una fuerte caída a medida que se extiende entre los inversionistas el pesimismo en torno a la economía.

Los informes sobre la manufactura y el desempleo sacudieron al mercado y opacaron las buenas noticias relacionadas con las viviendas y el gasto de los consumidores. El promedio industrial Dow Jones y el más amplio Standard & Poor's 500 tuvieron sus descensos más fuertes en tres meses.

El índice de actividad de manufactura en septiembre del Instituto de Gerentes de Abastecimiento registró una caída inesperada, mientras que las solicitudes de subsidio por desempleo presentadas por primera vez subieron la semana pasada más de lo que estaba previsto.

El Dow perdió 203 puntos hasta ubicarse en 9.509, su mayor caída desde el 2 de julio. El S&P 500 bajó 27 unidades a 1.030, y el compuesto del Nasdaq descendió 65 puntos, ubicándose en 2.058.

Cinco acciones cayeron por cada una que subió en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de transacciones fue de US$1.600 millones, en comparación con US$1.800 millones el miércoles.

Fue el sexto día en baja en las últimas siete jornadas y sirvió como recordatorio de que la marcha alcista del mercado de 50% desde marzo se ha vuelto muy frágil.

"El miedo está aún muy, muy fresco en la mente de las personas y la magnitud del desastre potencial que tuvimos entre septiembre y marzo mantiene a los inversores bastante desconfiados", dijo Darell Krasnoff, director gerente de Bel Air Investment Advisors en Los Angeles. "Así que nuestra impresión es que un poco de malas noticias pueden cambiar las actitudes bastante rápido".

Los nuevos pedidos de subsidios de desempleo subieron la semana pasada a 551.000, un poco por encima de lo previsto por los economistas encuestados por Thomson Reuters, que era de 535.000. El aumento rompió una serie de tres semanas seguidas con disminuciones.

Los economistas predicen que el desempleo llegará a 9,8% en septiembre y que a principios del próximo año superará el 10%.

El índice Russell 2000 de compañías pequeñas cayó 20,53, un 3,4%, hasta 583,75.

Los precios de los bonos subieron —y su rendimiento descendió— a medida que los inversionistas buscaban seguridad. El bono de referencia del Tesoro a diez años bajó su rendimiento de 3,31% a 3,19%.

No todas las noticias económicas del jueves fueron negativas: el Departamento de Comercio dijo que el gasto de los consumidores tuvo en agosto su aumento más grande en casi ocho años, 1,3%.

Por su parte, la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios dijo que las ventas de viviendas pendientes subieron en agosto 6,4% respecto del mes anterior.

El dólar aumentó contra la mayoría de las principales monedas, mientras que el oro cayó.

El crudo de referencia subió 21 centavos para cerrar a 70,82 dólares por barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York.

Los mercados internacionales cayeron a pesar de que el Fondo Monetario Internacional dijo que la economía global se está recuperando más rápido de lo esperado.

El índice británico FTSE 100 cayó 1,7%, el alemán DAX bajó 2,1% y el francés CAC-40 perdió 2%. El japonés Nikkei descendió 1,5%.


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?