| 3/15/2007 12:00:00 AM

Dane consolida el mejoramiento de sus prácticas de recolección

Los cambios metodológicos sucederán en julio, cuando la entidad empiece a aplicar una modificación en el diseño de la muestra para la medición del empleo en el país. Por ahora, la entidad ha ampliado la muestra a 18.450 encuestas y ha logrado una mayor precisión en los datos recogidos, en la medida en que el 85% de los encuestados son informantes directos.

Bogotá.- “La cifra del Dane no sólo es objetiva sino precisa”, con esta afirmación, el director del Dane, Ernesto Rojas Morales, explicó que la tendencia que se ha venido registrando en Colombia en cuanto al comportamiento del crecimiento del PIB y un menor crecimiento del empleo, corresponde a una nueva paradoja de ocurrencia mundial y no a una situación especial del país. 

Rojas afirmó que la pregunta de por qué el empleo no crece al mismo ritmo que la economía, es generalizada y se la han hecho todos los analistas económicos. Esa relación positiva era lo que siempre se esperaba. “Las experiencias hasta los años 90 en los países del continente era de que después de una recesión, cuando empezaba la recuperación, en el mismo sentido y al mismo ritmo crecía el empleo”.

En las recuperaciones más recientes (1993 – 2001), en Estados Unidos, en México y en América Latina se ha podido comprobar que a un crecimiento de la economía no ha correspondido un crecimiento acelerado del empleo, tal y como lo hacía en ciclos anteriores. “Así que, para tranquilidad del país, no está sucediendo nada distinto a lo que ha sucedido en los demás países latinoamericanos, ni en Estados Unidos. Lo que aquí está sucediendo es muy similar y corresponde a la estructura de la economía globalizada”, afirmó el director del Dane.

Con relación al “cambio de metodología”, Ernesto Rojas dijo que en este aspecto existe una discrepancia semántica, ya que “para nosotros (el Dane), lo que hemos hecho recientemente en la medición del mercado de trabajo es un mejoramiento de las prácticas, pero obviamente eso es parte del lenguaje de la profesión”.

Agregó, “un cambio metodológico es para nosotros cuando se modifica la base, una estructura o se rediseña una muestra. Eso va a suceder en julio próximo, cuando vamos a tener un mejoramiento por cambio de diseño de muestra”.

Cabe recordar que dentro del proceso de mejoramiento de prácticas, actualmente la Gran Encuesta Integrada de Hogares – GEIH -, a través de la cual se obtienen los datos de empleo, las tendencias de consumo y gastos, se amplió la muestra mensual de 16.300 a 18.450 cuestionarios, con un alto nivel de respuesta objetiva, ya que actualmente quien responde el cuestionario es el informante directo (85% de los casos).

Con relación a la credibilidad que tienen los funcionarios del gobierno en las cifras del Dane, Rojas afirmó que “todos los funcionarios creen en las cifras del Dane, nadie me ha dicho que no lo hace. Lo que con razón ocurre, es que una situación que no es tan común puede generar confusión, como les ocurrió a los economistas de Estados Unidos o a los de México. De tal manera que es explicable la sorpresa, ahí no hay nada criticable”.

En cuanto a las cifras que se obtienen a través de otros registros como las afiliaciones al sistema de seguridad social, el director del Dane explicó que el Gobierno no solamente debe utilizar el indicador del Dane para evaluar las políticas, sino que debe abordar estos otros indicadores del empleo. Explicó que la cifra del Dane da una suma globalizada de empleo formal e informal, y las cifras de afiliación son una forma de medir el empleo formal, “eso está claro y me parece completamente lícito”.

Durante todo el 2007, a través de la pregunta de cómo gasta la familia su dinero, incluida en GEIH, se obtendrá la información relacionada con los gastos semanales, mensuales, semestrales y anuales de los hogares colombianos. De ese gasto, se podrá deducir cuál es la costumbre de consumo, lo que determinará el peso de cada uno de estos productos dentro de la canasta familiar.

“Esta actualización no se hacía desde 1998, lo estamos haciendo durante todo este año para que en el año entrante podamos ver cuáles artículos ya no son de consumo popular y cuáles se volvieron de consumo popular, para que con mayor precisión la canasta familiar sea el patrón de medida”, declaró Rojas.

Para finalizar, el director del Dane dijo que “esto no quiere decir que las cifras de hoy no sean representativas, son las mejores que tenemos, pero vamos a mejorarlas. Hasta ahora son bastante fidedignas, bastante ciertas, pero todos los días estamos mejorando nuestra calidad”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?