| 5/16/2008 12:00:00 AM

Cumbre Latinoamérica-Europa marcada por roces sobre FARC

Lima.- La crisis diplomática entre Colombia, Ecuador y Venezuela amenazaba el viernes con apoderarse de la cumbre de líderes de América Latina, el Caribe y la Unión Europea que comenzará en Lima con eje en la pobreza, el cambio climático y la crisis alimentaria.

Los roces entre los tres países se agudizaron el jueves, luego de que la Interpol certificara la autenticidad de unos archivos hallados en la computadora de un líder guerrillero de las FARC, que según Bogotá demuestran los lazos de Caracas y Quito con el grupo guerrillero marxista.

A la crisis diplomática se sumaron las discrepancias que expusieron los líderes de Latinoamérica y Europa para avanzar en un demorado pacto de libre comercio, que está trabado por la resistencia de algunos países sudamericanos a abrir sus mercados y del Viejo Continente a cortar sus subsidios agrícolas.

El país anfitrión de la cumbre, Perú, hizo un pedido a los gobernantes europeos para que destraben y agilicen el acuerdo, y encontró un puñado de intenciones aunque sin soluciones inmediatas. En este contexto de crispación, observadores se mostraron pesimistas sobre el éxito del encuentro, que reúne a más de 45 presidentes y jefes de Estado de ambos continentes.

"Nuestra invocación como eventuales y momentáneos anfitriones es a que prime en nuestra discusión de hoy aquello que nos une, que es mucho y con lo cual podemos hacer muchísimo por nuestros pueblos, en vez de detenernos en aquello que nos desune y momentáneamente nos divide," dijo el presidente peruano, Alan García, en el discurso inaugural de la cumbre.

Como muestra del ambiente caldeado, apenas llegó a Lima cerca de la medianoche del jueves, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, acusó a Colombia de dirigir una "campaña de desprestigio" en su contra.

Pocas horas antes, el izquierdista presidente venezolano, Hugo Chávez, había anunciado que puso las cortadas relaciones diplomáticas con Bogotá bajo "profunda revisión," mientras siguió negando que mantenga lazos con las FARC y acusó a su archienemigo Estados Unidos de alentar la crisis.

Quito rompió sus relaciones diplomáticas con Bogotá a inicios de marzo en protesta a la violación de su territorio de parte de fuerzas militares de su vecino, que bombardearon un campamento ilegal de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano en un ataque en el que murió el jefe rebelde Raúl Reyes.

Correa, Chávez -quien apadrinó a Ecuador en el conflicto- y el conservador presidente colombiano, Alvaro Uribe, se encontrarán cara a cara en la cumbre de Lima por segunda vez desde que comenzó la disputa.

¿CHOQUES?
Sin embargo no está programada una reunión entre los tres ni encuentros bilaterales, pese a que otros líderes regionales han aprovechado la cita intentar un acercamiento entre sus colegas.

"Colombia desató una campaña mediática muy responsable en contra del Ecuador para tratar de vincularnos con las FARC. En América Latina no tuvo eco, pero con toda la maquinaria propagandística que respalda a Colombia e inteligencia, sí tuvo algo de acogida en la Unión Europea y en Estados Unidos," dijo Correa la noche del jueves en una entrevista con Reuters.


Pero, Uribe, en declaraciones el viernes a una radio local, insistió en que su prioridad no es afectar a sus vecinos sino luchar contra la guerrilla, protagonista de un conflicto que ha cobrado miles de vidas en choques con paramilitares de ultraderecha y fuerzas militares y policiales del Gobierno. "Respetamos el territorio de los países hermanos, lo único que pedimos es que nadie albergue terroristas," sostuvo Uribe al ser consultado sobre las expectativas de que pueda haber en la cumbre un enfrentamiento con Ecuador y Venezuela.

Colombia ha esgrimido que archivos encontrados en computadoras confiscadas a Reyes tienen pruebas que indican que Venezuela y Ecuador han apoyado económicamente a las FARC. El informe de la Interpol, difundido el jueves en Bogotá, certificó la autenticidad de los archivos aunque no avaló la veracidad del contenido. Para Uribe demostró que autoridades de su país actuaron con honestidad y transparencia.

Correa y Chávez desestimaron la validez de ese informe. Para el ecuatoriano, "son todas mentiras" y para el venezolano representó "un show vergonzante y vergonzoso de la Interpol y del Gobierno de Colombia."

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?