| 11/30/2009 9:45:00 AM

Cumbre Iberoamericana debate resolución sobre Honduras

La primera sesión plenaria de la Cumbre Iberoamericana arrancó el lunes con una agenda oficial centrada en la economía y una agenda paralela en la que los 22 líderes del foro regional reunidos en Portugal debaten una resolución conjunta sobre Honduras.

La comunidad iberoamericana se encuentra dividida ante la legitimidad de las elecciones que el domingo dieron una amplia victoria al candidato del Partido Nacional, Porfirio Lobo, sobre el oficialista Elvin Santos, después de escrutarse más del 62% de los votos.

"Es difícil", admitió el ministro de Exteriores portugués, Luis Amado. "Hay profundas diferencias de opinión sobre la situación política en Honduras y el impacto de las elecciones", agregó.

Mientras Brasil y Argentina se han expresado abiertamente en contra los comicios y sus resultados, el presidente colombiano Alvaro Uribe reconoció el lunes oficialmente a Lobo como mandatario electo.

"Colombia reconoce al nuevo gobierno", dijo Uribe en declaraciones realizadas desde Estoril a la prensa local. "Se ha dado un proceso democrático en Honduras y una alta participación, sin fraude, inobjetable".

A mitad de camino entre las dos posturas, España argumentó que rechaza las elecciones, pero precisó que no puede ignorar los resultados ni el apoyo popular recibido por Lobo.

El canciller español Miguel Angel Moratinos aseguró que los líderes regionales trabajan en una declaración conjunta y subrayó que el objetivo común es poner punto y final a la crisis abierta en Honduras tras el golpe de estado del pasado junio.

"El gobierno de España no reconoce esas elecciones, pero tampoco las ignora", dijo Moratinos en una comparecencia de prensa. "Creemos que tenemos nuevos actores políticos (Lobo) y sobre todo un objetivo que creo que todos compartimos que es precisamente alcanzar una solución política en Honduras".

El ejecutivo español también precisó que será importante el resultado del pleno del próximo 2 de diciembre en el Congreso hondureño, que debatirá si se reinstala al depuesto presidente Manuel Zelaya en el poder.

"Hace falta un gran acuerdo nacional (en Honduras), latinoamericano, centroamericano y europeo", afirmó el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, en una reunión paralela a la cumbre con dirigentes centroamericanos.

Aunque de momento se desconoce si la resolución reconocerá o no la victoria electoral de Lobo o, simplemente, evitará pronunciarse, un alto funcionario brasileño explicó que los cancilleres latinoamericanos casi por unanimidad, con un solo voto en contra, acordaron desconocer dichas elecciones.

Los ministros de relaciones exteriores se reunieron el domingo en Estoril pocas horas antes de arrancar la Cumbre Iberoamericana, que se prolongará hasta el próximo martes.

Marco Aurelio García, asesor político del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, dijo a un grupo de periodistas que "sólo un país dijo que reconocía los comicios hondureños", pero declinó indicar cual sería.

García se mostró confiado en que finalmente se pueda aprobar un documento común.

Las sesiones de trabajo de la XIX Cumbre Iberoamericana, centrada en la innovación y el conocimiento, comenzaron el lunes con la ausencia de ocho de los 22 líderes que integran 19 países de América Latina, más Portugal, España y Andorra.

La candente situación en Honduras, unido a la inasistencia del presidente venezolano, Hugo Chávez, relegó a un segundo plano la tensas relaciones entre Colombia y Venezuela a cuenta del convenio de cooperación entre Colombia y Estados Unidos para que militares estadounidenses utilicen bases colombianas en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.

Se espera que, al margen de la actualidad, los presidentes debatan sobre economía y cambio climático y aprueben un programa transnacional de innovación y desarrollo industrial.

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?