| 2/23/2011 4:30:00 PM

Crudo de Texas acaba a US$98,1, su precio más alto desde octubre de 2008

Los contratos de Petróleo Intermedio de Texas más negociados en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex) terminaron hoy la sesión a US$98,1 por barril, su precio de cierre más alto desde octubre de 2008.

Nueva York - Los futuros de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) con vencimiento en abril, que se empezaron a tomar hoy como referencia y que como otros tipos de crudo se están viendo afectados por la crisis libia, terminaron la sesión US$2,68 más caros que el martes (2,8%), cuando acabaron a US$95,42  por barril (159 litros).

Este avance tiene lugar después de que el WTI subiera también con fuerza el martes, cuando los contratos más negociados (en esa ocasión los de marzo) se apreciaron US$7,37 (8,54%).

Esa fue la mayor subida en un sólo día en los dos últimos años -desde el 12 de marzo de 2009-, e hizo que el "oro negro" terminara el martes a US$93,57 por barril para los contratos de marzo.

Con el empuje de este miércoles, una sesión en la que por un momento se llegaron a cerrar transacciones a US$100 por barril, el crudo registró el precio de cierre más alto en 28 meses, desde que el 1 de octubre de 2008 acabó a US$98,53.

Por aquellas fechas, el crudo vivía una etapa de descensos desde que el 11 de julio de 2008 registró el precio de cierre más alto de su historia: US$147,26  por barril.

El 30 de septiembre de aquel año el WTI cerró por última vez por encima de US$100 (100,64), aunque todo hace pensar que la creciente inestabilidad en Libia, tras una semana de levantamientos populares que han sido reprimidos de manera sangrienta por el régimen de Muamar el Gadafi, así como en otros países de la región, hará que esa cota se supere en breve.

La represión en Libia se podría haber saldado con 10.000 muertos, según el miembro libio de la Corte Penal Internacional (CPI) Sayed al Shanuka, mientras que informaciones cada vez más insistentes y que provienen de diferentes fuentes confirman que amplias zonas del país empiezan a estar fuera del dominio del régimen de Trípoli.

Este miércoles la empresa alemana Wintershall interrumpió temporalmente la extracción de crudo en Libia, de unos 100.000 barriles diarios, lo que se suma a una medida similar aplicada por la hispano-argentina Repsol YPF el martes, cuando suspendió sus operaciones en ese país.

La francesa Total también canceló parte de su producción de 55.000 barriles diarios y la italia Eni todo el suministro de gas, por lo que los mercados temen que la situación derive en serios problemas de suministro de petróleo y gas, sobre todo a Europa, adonde va el 80% de las exportaciones libias de hidrocarburos.

Libia produce diariamente cerca de 1,7 millones de barriles de crudo, el 2% de la producción mundial, y exporta unos 1,2 millones, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Michael Lo, analista de Nomura, alertó hoy en una nota a clientes que el petróleo podría alcanzar incluso los US$220 si Libia y Argelia detuvieran sus respectivas producciones petrolíferas.

Como él, muchos analistas advertían hoy de los peligros de que las revueltas populares se agraven y contagien a otros países de la región como Arabia Saudí, el mayor suministrador mundial de crudo.

Estos temores también propiciaron hoy que los contratos de gasolina y gasóleo de calefacción para entrega en marzo sumaran en ambos casos 11 centavos al precio de cierre anterior para acabar en el Nymex a US$2,71 y US$2,9 por galón (3,78 litros), respectivamente, lo que supone avances cercanos al 4% en ambos casos.

Los contratos de gas natural para marzo terminaron la sesión en el parqué neoyorquino a US$3,9 por cada mil pies cúbicos, tras haber sumado cuatro centavos al precio de cierre del martes.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?