| 5/22/2008 12:00:00 AM

Critican plan sobre fiebre aftosa en EEUU

Washington.- La Casa Blanca no tiene prueba alguna para respaldar su teoría de que no será peligroso trasladar al territorio continental estadounidense un nuevo laboratorio para el estudio de la fiebre aftosa, dijeron el jueves varios investigadores legislativos.

Dos líderes de comités demócratas consideraron el traslado disparatado y peligroso, dado el riesgo que correría el ganado en pie de producirse una fuga del virus. La enfermedad es altamente contagiosa.

Un legislador republicano, cuyo estado figura entre los finalistas para la ubicación del nuevo laboratorio, dijo que el traslado de la anticuada instalación en Plum Island, en el estado de Nueva York, sería segura conforme a los modernos métodos para la contención de virus.

Nancy Kingsbury, una investigadora de la Oficina de Investigación de Contabilidad del Congreso, dijo que el gobierno se basó en un estudio defectuoso para concluir que el laboratorio podrían ser trasladado sin peligro alguno a una instalación ultramoderna pero cercana al ganado en pie.

El representante John Dingell, presidente de la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara, sostuvo que el plan del Departamento de Seguridad Interna es "no solamente incomprensible si no peligroso".

"Serán los agricultores y ganaderos los que corran el riesgo" de la dolencia animal, insistió Dingell. Su colega Bart Stupak, presidente de la subcomisión investigadora, agregó que el traslado "sería una locura. Ambos legisladores son demócratas por el estado de Michigan.

Empero, el representante republicano Charles "Chip" Pickering resaltó el amplio apoyo bipartidista al traslado del laboratorio a Flora, en el estado de Misisipí, al que representa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?