| 8/22/2008 12:00:00 AM

Crecen presiones por dimisión de ministro de Uribe

Bogotá.- El ministro del Interior, Fabio Valencia, ratificó el viernes que permanecerá en su cargo, pese a fuertes cuestionamientos de opositores, que exigen que renuncie tras conocerse que uno de sus hermanos fue señalado de mantener tener nexos con narcotraficantes y paramilitares.

"No debe olvidarse que las responsabilidades penales son individuales", dijo Valencia a la AP en la casa de gobierno, en el centro de la ciudad. "Obviamente que estos problemas tocan a la familia y nos afectan. Lo que uno no puede es responder por los actos de otras personas, así sea un hermano de uno", agregó.

Opositores del Partido Liberal y del izquierdista Polo Democrático han demandado la salida del ministro debido a que la víspera la Fiscalía General destituyó a Guillermo León Valencia, hermano del titular, y quien era el director de la segunda oficina más importante del ente investigador en el país, la de la ciudad de Medellín, en el departamento de Antioquia, unos 250 kilómetros al noroeste de Bogotá.

El fiscal fue destituido luego que el semanario Cambio publicara en su última edición del jueves textos de grabaciones telefónicas en las que se escucha a Guillermo Valencia discutir con supuestos socios del jefe narcoparamilitar Daniel Rendón Henao, alias "Don Mario", quien en la actualidad es fugitivo y uno de los hombres más buscados por las autoridades colombianas.

Guillermo León Valencia ha dicho que las conversaciones fueron sacadas de contexto.

Gustavo Petro, senador del Polo Democrático, dijo que el ministro "debe renunciar porque hay una responsabilidad política. Lo judicial es individual, pero lo político es colectivo. El cargo que le dieron a Guillermo León fue por la injerencia de su hermano Fabio".

"Los fiscales generales no se percatan de quiénes son los fiscales departamentales, pues muchas terminan mandados por políticos de la región y, de paso, por el paramilitarismo", agregó Petro en diálogo telefónico.

El presidente Alvaro Uribe no se ha pronunciado sobre el caso y como en anteriores reclamos por la dimisión de algunos de los miembros de su gabinete, Uribe parece inmune a esos escándalos, gozando de niveles de popularidad que han superado el 80%.

Aunque el ministro advirtió que su cargo siempre está a disposición del presidente, dijo que si su hermano va a prisión tampoco dimitirá.

"Es que es lo mismo: es tan delicada una sindicación, como una captura o una condena. En cualquiera de esos eventos, es un problema en el que yo no puedo quedar involucrado porque no me pertenece", expresó.

El ministro además se deslindó de cualquier posible sospecha sobre sus acciones y dijo que "yo no conozco a ninguna de las personas que señalan son cercanas a mi hermano".

"Obviamente he oído hablar de ellas en los últimos 15 días, pero nunca en la vida he visto, por ejemplo, al señor (Juan Felipe) Sierra", con quien supuestamente habló su hermano, aseguró.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?