| 2/3/2011 4:45:00 PM

CPJ responsabiliza a Mubarak directamente por la persecución de periodistas

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por su sigla en inglés) responsabilizó hoy directamente al presidente de Egipto, Hosni Mubarak, de los ataques sufridos por la prensa internacional en la cobertura de la crisis política que afecta al país árabe.

Nueva York - "Sus seguidores han asaltado a periodistas en las calles mientras que las fuerzas de seguridad han obstruido el trabajo de la prensa" durante las protestas en contra del Gobierno de Mubarak, indicó el CPJ mediante un comunicado de prensa.

Su director ejecutivo, Joel Simon, afirmó que este jueves "es un día negro para Egipto y para el periodismo", al tiempo que señaló que la organización con base en Nueva York "no tiene dudas" de que esos ataques a la prensa han sido "orquestados" por el Gobierno egipcio.

"Egipto está buscando crear un vacío informativo que le va a colocar junto a los peores opresores del mundo, como son Birmania, Irán y Cuba", dijo Simon, que subrayó que para el CPJ "Mubarak es personalmente responsable de esta acción sin precedentes, que debería revertir inmediatamente".

El CPJ ya señaló el miércoles, en otro comunicado, que la situación en Egipto tras los ataques es "espantosa, no sólo por el sufrimiento de nuestros colegas, sino porque cuando se impide informar a la prensa, se pierde una fuente independiente de información crucial".

La organización defensora de los derechos de los periodistas señaló que la docena larga de profesionales atacados hasta el miércoles por supuestos partidarios del régimen de Mubarak había aumentado con nuevas agresiones ocurridas en las últimas horas.

Así han sido agredidos y en algunas ocasiones detenidos durante algunas horas profesionales de diarios como los estadounidenses Washington Post y New York Times, el canadiense Canadian Globe and Mail, los españoles La Vanguardia y ABC-Vocento, medios de Turquía, Brasil y otros países.

También han sufrido agresiones periodistas, productores y camarógrafos de las televisiones CNN-IBN, Al Arabiya, Al Yazira, BBC, CBC o la regional catalana TV3, entre otros.

El CPJ denunció que "durante los dos últimos días representantes del Gobierno, periodistas progubernamentales y comentaristas leales a Mubarak están realizando una campaña sistemática contra los extranjeros, y en particular de periodistas extranjeros como si fueran espías".

En ese sentido señaló que disponen de documentación que prueba que "al menos en siete ocasiones medios estatales o privados" pertenecientes a empresarios leales a Mubarak se han referido a elaboradas situaciones de complot protagonizadas por "provocadores extranjeros, incluyendo a periodistas".

También señala que uno de esos medios sacó declaraciones de una mujer con el rostro cubierto que decía haber sido entrenada por "estadounidenses e israelíes" en Qatar, sede de la cadena de televisión árabe Al Yazíra.

Otra veintena de periodistas internacionales, indicó el CPJ, fueron atacados en el hotel de El Cairo en donde se alojaban, de los que algunos fueron retenidos y otros golpeados, que recibieron ayuda de ciudadanos para escapar del ataque tal como relató una reportera de Al Arabiya.

Asimismo indicó que, según varios medios de información, la operadora británica de telefonía Vodafone acusó hoy al Gobierno egipcio de haber intervenido su servicio de mensajería telefónica de texto y en su lugar envió otros mensajes de apoyo a Mubarak.

Además, "numerosos periodistas de medios de comunicación públicos egipcios se han visto obligados a dimitir o se han negado a trabajar tras recibir presiones gubernamentales para censurar la información o no informar de la violencia contra los manifestantes", indicó el Comité en base a las informaciones que ha recibido. EFE

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?