| 2/27/2008 12:00:00 AM

Costa Rica recibe préstamo del BM para puerto

San José.- El presidente costarricense Oscar Arias firmó el miércoles un préstamo con el Banco Mundial por 72,5 millones de dólares que serán destinados a un ambicioso proyecto de modernización de la ciudad caribeña de Limón, donde se ubica el principal puerto del país.

El gobierno aportará una contrapartida de 7,5 millones de dólares. El crédito debe ser pagado en un plazo de 15 años, que incluyen cinco años de gracia.

El ministro de Coordinación, Marco Vargas, explicó que se trata de un proyecto integral denominado "Limón, Ciudad Puerto" que involucra a unas 14 instituciones con obras que van desde la restauración de edificios históricos hasta la modernización del puerto de Moín, por el que transita el 70% de la carga que sale e ingresa al país.

También se construirán parques recreativos, se completará el sistema de alcantarillado sanitario, se levantarán diques en varios ríos para evitar inundaciones y se reactivará parte del transporte ferroviario.

Laura Frigenti, directora del Banco Mundial para América Central, sostuvo que el préstamo "ayudará a la ciudad de Limón a diversificar su economía y desarrollar el turismo y el comercio de una manera sostenible".

"Esta iniciativa busca elevar la competitividad de un puerto que tiene una posición estratégica para el comercio exterior de Costa Rica y al mismo tiempo, mejorar la calidad de vida de los residentes de Limón, a través de una serie de acciones para potenciar el turismo y la identidad cultural e histórica de la zona", expresó.

Adelantó que actualmente el banco y el gobierno negocian otros programas de asistencia que reflejan el compromiso con la agenda de desarrollo impulsada por la administración Arias, pero la funcionaria no ofreció detalles sobre esas iniciativas ni el monto que se está negociando.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?