| 6/20/2006 12:00:00 AM

Costa Rica promueve perdón de deuda

Costa Rica invitará a varios países a una reunión el próximo año para analizar la idea de que naciones ricas perdonen la deuda a las que invierten en educación y salud en lugar de gastar en armas.

Durante una gira que realizó el presidente costarricense Oscar Arias de dos semanas por Suiza, Alemania e Italia, el mandatario indicó que la idea del "Consenso de Costa Rica" fue bien recibida.

 

"Lo más importante para mi fue promocionar que los países del grupo G-8 (las ocho naciones más ricas) perdonen la deuda no sólo fijándose en el nivel de pobreza de los deudores sino en cómo se gasta", dijo el lunes Arias en rueda de prensa.

 

El Premio Nobel de la Paz 1987 expuso la iniciativa ante el Papa Benedicto XVI, el primer ministro italiano Giorgio Napolitano, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente federal Horst Köhler.

 

El canciller Bruno Stagno agregó que la iniciativa pretende ligar la asistencia de los países ricos para el desarrollo con el desarme en países pobres y el gasto ético con el fin de que las acciones de la comunidad internacional sean más coherentes.

Recordó que actualmente el gasto en armas es de 1,15 trillones de dólares.

 

Agregó que en los próximos meses definirán si la cita será a nivel de ministros o presidentes.

 

Además, invitarán a representantes del Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarrollo, entre otros. "El Consenso de Costa Rica tiene un sentido común que nadie puede disputar, creo que va a seguir teniendo muy buena acogida. La labor es aprovechar futuras acciones ante organismos multilaterales financieros sobretodo el Banco Mundial para que cambien un poco su esquema", señaló.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?