| 2/19/2007 12:00:00 AM

Costa Rica gestiona respuesta venezolana sobre empresa

El lunes, una delegación de los trabajadores fue recibida por Stagno y el ministro de Presidencia, Rodrigo Arias.

San José.- El canciller costarricense Bruno Stagno inició el lunes gestiones diplomáticas ante Venezuela con el fin de conocer "una versión oficial" de ese gobierno sobre la situación de la empresa CGV Aluminios Nacionales S.A. (Alunasa), de capital estatal venezolano e instalada en Costa Rica.

Stagno manifestó a través de un comunicado de prensa que esperará a conocer la respuesta venezolana, pues el canciller Nicolás Maduro se encuentra fuera de su país.

La consulta remitida por Stagno surgió luego de que el jueves anterior el gobierno costarricense intentara concertar una reunión para tratar el tema con el viceministro venezolano de Industrias Básicas y Minería, Jesús Paredes, quien se encontraba en Costa Rica. "La cita, desafortunadamente no fue posible", dijo Stagno.

Los cerca de 400 trabajadores locales de Alunasa han manifestado preocupación por un eventual cierre de la planta al parecer, según ellos, por la molestia del gobernante venezolano Hugo Chávez tras críticas realizadas por el mandatario Oscar Arias sobre su estilo de gobernar. Los empleados incluso enviaron una carta a Chávez el fin de semana para pedirle dar marcha atrás a la medida.

"No sabemos si van a hacer un cierre de operaciones, si quieren trasladar parte de la planta u otra alternativa. Dependiendo mucho de eso el gobierno podrá ver en qué forma puede ayudar a los trabajadores, para mitigar el problema social de desempleo que se podría generar", señaló Arias.

Agregó que se solicitó al Ministerio de Trabajo vigilar "que no exista ningún problema laboral que pueda afectar a los trabajadores de Alunasa".

La empresa está instalada en Esparza, a unos 100 kilómetros al oeste de San José. Por año exporta unos 50 millones de dólares en productos de aluminio y según sus empleados, recibieron un aviso donde se indicaba que no recibirían más materia prima a partir de marzo.

"Estamos consientes que hay un problema social serio, que no solo afecta a los empleados directos de la planta, sino que afectará a otras empresas que compran el producto para hacer diferentes actividades, desde fabricación de tasas y ollas de aluminio", añadió Arias.

Versiones de prensa indican que Venezuela analizaría trasladar la fábrica a Nicaragua.

Al respecto Stagno recordó que en enero, durante la toma de poder de Daniel Ortega, éste y Chávez firmaron una carta de intención para la realización de un estudio de factibilidad que determinaría la posibilidad de la instalación y puesta en marcha de dos fábricas de transformación de aluminio en suelo nicaragüense.

"Todavía no nos queda claro si efectivamente esta carta de intención y este estudio de factibilidad está directamente relacionado con CGV Alunasa en Costa Rica. Pero eso algo que evidentemente será parte de las conversaciones que sostendremos con el canciller Maduro", dijo.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?