| 10/3/2009 12:00:00 AM

Correa recibe a ex presidente colombiano Samper

El presidente Rafael Correa defendió el viernes los esfuerzos de su gobierno por controlar la frontera con Colombia en un encuentro con el ex mandatario de ese país Ernesto Samper, quien resaltó la importancia de que las dos naciones normalicen sus relaciones.

Quito  — Durante el encuentro en el palacio de gobierno a propósito de la visita de Samper a esta capital para participar en un foro, Correa reiteró su rechazo a la presencia de grupos regulares e irregulares de Colombia en el territorio ecuatoriano, según informó la Presidencia en un comunicado.

En la cita también estuvo presente la senadora colombiana Piedad Córdoba que también asiste al foro.

Correa destacó la ubicación de 13 destacamentos militares en la frontera y la presencia de unos 10.000 hombres para controlar la zona en la que, del lado colombiano, operan las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y otros grupos ilegales.

"Nuestro gobierno siempre ha buscado defender la soberanía nacional como derecho y ha buscado solidarizarse con el pueblo colombiano", señaló Correa.

De su lado, Samper (1994-98) resaltó el que "se ha iniciado un proceso de normalización (de las relaciones diplomáticas) donde es muy importante que se sepa que en Colombia hay voces distintas" a la posición oficial del gobierno del presidente Alvaro Uribe, con el que Correa ha mantenido reiterados roces.

Recientemente, los dos presidentes se mostraron abiertos a explorar caminos para reanudar las relaciones diplomáticas y sus cancilleres iniciaron diálogos con el fin de buscar mecanismos para acercar posiciones y solucionar el conflicto.

En la operación, ante la que Ecuador respondió con la ruptura de relaciones, murieron 25 personas, incluido el jefe rebelde Raúl Reyes, un ecuatoriano y cuatro mexicanos.

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?