| 7/22/2008 12:00:00 AM

Correa pesimista de relación Ecuador-Colombia

QUITO  _ El presidente Rafael Correa reiteró el martes su pedido de que Colombia cambie de manera "drástica" su actitud frente al Ecuador para restablecer las relaciones que Quito rompió hace más de cuatro meses, aunque confesó que no tiene esperanzas de que eso ocurra.

"Mientras no haya un cambio drástico, sustancial, en la conducta del gobierno colombiano, que sinceramente no creo que haya, no podremos reanudar esas relaciones", aseguró Correa, en una entrevista con la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica (ALER) y Radio Nederland de Holanda.

Quito decidió romper relaciones diplomáticas con Bogotá el 3 de marzo a raíz de la incursión colombiana a territorio ecuatoriano para atacar un campamento de las FARC, donde murió el jefe guerrillero Raúl Reyes. El gobierno ecuatoriano consideró que fue la acción colombiana violó su soberanía.

Desde entonces, los esfuerzos de los dos países y de organizaciones internacionales por restablecer los vínculos no han tenido éxito, mientras se repiten reclamos y críticas mutuas.

"Nosotros no somos el problema, el problema es Colombia, no somos ni cómplices, ni autores, somos víctimas de ese conflicto (interno colombiano) y ya estamos hartos de ese conflicto", afirmó Correa.

Reiteró que Ecuador ha solicitado información y "explicaciones" a Colombia sobre los detalles del operativo militar pero no ha recibido respuesta.

Declaró que "estamos agotando todas las instancias diplomáticas ... pero una vez agotadas vamos a los tribunales internacionales, pero Ecuador buscará justicia".

"No claudicaremos en nuestra búsqueda de la justicia", expresó.

Por otro lado, destacó las buenas relaciones que mantiene Ecuador con Estados Unidos "creo que nos respetan y las relaciones son muy buenas", agregó.
 
 
 
(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?