| 10/6/2008 12:00:00 AM

Correa amenaza con nacionalizar campo de Petrobras

Quito.- El presidente Rafael Correa advirtió el sábado que nacionalizará un campo petrolero en manos de Petrobras, si la empresa brasileña no acelera un acuerdo de traspaso negociado con anterioridad.

"¡Cuidado! Si se demoran demasiado, nacionalizo ese campo y se me van del país", amenazó el mandatario durante el programa radial sabatino "Diálogo con el presidente".

"Nosotros no vamos a estar aguantando a nadie, dilatorias... Aquí o cumplen las exigencias del país o se van", añadió.

Correa anunció dos semanas atrás que luego de "duras negociaciones" con Petrobras, el bloque 31 pasaría a manos de la estatal Petroecuador.

La licencia de operación del campo se concedió en 1995, pese a estar ubicado en una zona sensible de la Amazonia, por sus recursos de flora y fauna.

El mandatario también reiteró la advertencia de inicios de semana a las transnacionales petroleras cuya producción ha disminuido entre un 13% y 20%.

"Estas empresas privadas a invertir... me sigue cayendo la producción (y) se me van del país", aseguró.

Calificó el hecho como un "chantaje... para obligarnos a renegociar (los contratos) y aceptar sus condiciones".

Afirmó que "las dilatorias" para concretar la firma de nuevos contratos, que modifican la figura de participación a la de servicios prestados, se debía a que "estaban esperando el resultado del referendo", en el cual se aprobó la nueva Constitución de Ecuador, con el 64% de votos favorables.

"Hoy más que nunca tenemos la legitimidad democrática para exigirles a esas empresas que cumplan con el país", agregó.

"Señores de las transnacionales petroleras no jueguen con fuego ustedes saben que yo no bromeo", dijo.

En torno a la controversia con la constructora brasileña Odebrecht, a la que le embargó los bienes y ordenó el arraigo de cuatro de sus ejecutivos, insistió en que "en principio... se queda expulsada".

La polémica surgió por fallas que paralizaron la operación de una central hidroeléctrica que construyó Odebrecht.

"Vamos a revisar el caso, pero por mí que no regrese", afirmó en alusión a un acuerdo suscrito unilateralmente por la constructora, en el que aceptaría las condiciones impuestas por el gobierno. La firma se concretó tras dos intentos fallidos previo al anuncio de expulsión.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?