| 7/2/2013 11:14:00 AM

Corea del Norte y China reducen su comercio un 2,3%

El comercio entre Corea del Norte y China se contrajo un 2,3% interanual en los primeros cinco meses de 2013, al reducirse las importaciones norcoreanas de su principal aliado y socio comercial.

El comercio bilateral entre enero y mayo de este año sumó 2.450 millones de dólares, de los que Corea del Norte importó productos de China por valor de 1.330 millones, un 8,5 por ciento menos que en el mismo periodo de 2012, según el informe emitido en Seúl por la Asociación de Comercio Internacional de Corea (KITA).

El documento, que no entra en detalles sobre los posibles motivos de este descenso, revela, sin embargo, que las exportaciones de Corea del Norte a China se incrementaron un 6,5 por ciento interanual hasta 1.120 millones de dólares en los primeros cinco meses de 2013.

Corea del Norte despachó a China 613,6 millones de dólares en carbón, principal producto de exportación del país comunista, seguido de otras materias primas como el hierro y el plomo.

Por su parte, China exportó a Corea del Norte unos 265 millones de dólares en petróleo crudo entre enero y mayo, lo que supone un descenso del 5 por ciento con respecto a 2012.

Asimismo, el informe de KITA evalúa que el régimen de Kim Jong-un importó 52 millones de dólares en grandes vehículos de carga chinos y también harina y aceite de soja de su principal aliado.

En todo el año pasado, Corea del Norte realizó intercambios con China por valor de unos 6.010 millones de dólares, que suponen el 88,3 por ciento del comercio total norcoreano.

Expertos creen que en 2013 el comercio norcoreano puede verse afectado por las nuevas sanciones comerciales del Consejo de Seguridad la ONU por el lanzamiento de un cohete de largo alcance el pasado diciembre y la prueba nuclear realizada en febrero por el régimen.

EFE/D.COM

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?