| 4/7/2008 12:00:00 AM

Contrabando de harina ecuatoriana denuncian molineros

Los molineros de trigo agremiados en la Andi denunciaron hoy lunes que han detectado en los mercados colombianos del sur occidente harinas de contrabando “producidas en diferentes industrias ecuatorianas incluso traídas desde Guayaquil”.

Afirman que las operaciones irregulares han sido estimuladas por la política de subsidios que Ecuador ha venido aplicando a la comercialización de este producto. El país vecino otorga un subsidio de US$13 por bulto de 50 kilogramos de harina, lo que, según la Andi, significa cerca de un 30% de su precio final.

La harina de trigo es un producto cuyos márgenes brutos no superan el 5%, por esa razón la operación de contrabando es altamente rentable para quienes entran este producto a Colombia en donde los costos del trigo han subido significativamente, no existen estos subsidios y el trigo y la harina tienen además un gravamen de IVA del 10%, sostiene la Andi.

Ecuador y Colombia son importadores netos de trigo desde Canadá y los Estados Unidos. Las compras externas del Ecuador son de 480,000 toneladas de trigo con las que se producen 7,5 millones de sacos de harina de manera que el subsidio le cuesta anualmente al fisco ecuatoriano US$97,3 millones.

“Con este caudal se estimula la creciente triangulación de harina a Colombia, se distorsiona el comercio subregional, se desabastecen de harina las ciudades fronterizas del Ecuador y se genera parálisis en la producción colombiana de harinas”, afirma la agrmiación de industriales colombiana.

La Cámara Fedemol de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, ANDI- ha solicitado la urgente intervención de las Autoridades aduaneras colombianas y se ha dirigido también a las autoridades ecuatorianas solicitando cooperación para buscar el freno de esta actividad desde su origen.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?