| 7/14/2008 12:00:00 AM

Consumo en Estados Unidos aumentó por gasto de reembolso tributario.

NUEVA YORK - Las ventas minoristas estadounidenses sin incluir los automóviles subieron en junio y registraron su mayor aumento mensual en siete meses, ya que los consumidores gastaron parte de sus cheques de reembolso tributario del Gobierno, mostró el lunes un informe privado.

El gasto del consumidor menos las ventas de autos creció el 1,1 por ciento en junio sobre una base estacionalmente ajustada, mucho más que el incremento del 0,6 por ciento registrado en mayo, según SpendingPulse, el servicio de datos minoristas de MasterCard Advisors, una rama de MasterCard Worldwide .

En noviembre pasado, las ventas sin incluir los autos subieron un 1,9 por ciento.

Sin embargo, gran parte del incremento en las ventas minoristas en junio fue el resultado de mayores costos de la gasolina y los alimentos, no una enorme aceleración de la demanda de artículos discrecionales, dijo Kamalesh Rao, director de investigación económica de MasterCard Advisors.

"Gran parte de los cheques de reembolso está siendo destinada a los alimentos y la gasolina. Me sorprendería si estuviera destinada al gasto no subyacente," dijo Rao.

Los precios de la gasolina han establecido otra serie de máximos récord desde mayo. Promediaron más de 4 dólares el galón, lo que refleja que el crudo ha subido muy por encima de 140 dólares el barril, de acuerdo con el Gobierno.

Las ventas minoristas menos los automóviles y la gasolina crecieron un 0,6 por ciento comparado con la caída del 0,5 por ciento en mayo.

La demanda de gasolina ha estado cayendo, de acuerdo con un reporte previo de SpendingPulse. Los conductores estadounidenses compraron en las gasolineras un promedio de 9,426 millones de barriles por día en la semana al 4 de julio, un descenso del 1,2 por ciento desde la semana previa, indicó.

Además de la gasolina, los costos de otros productos perecederos como alimentos y ropa continuaban subiendo. El índice SpendingPulse de los artículos no durables subió un 10 por ciento en junio desde hace un año, el mayor incremento anual desde septiembre del 2005.

El incremento en los costos en productos básicos para el hogar podría haber contrarrestado la débil demanda que tuvieron.

Mientras tanto, un indicador "subyacente" de SpendingPulse sobre las ventas minoristas, que excluye los automóviles, la gasolina y los materiales de construcción, subió 1,8 por ciento el mes pasado sobre una base ajustada estacionalmente, tras un descenso del 0,9 por ciento en mayo.

El incremento en las ventas subyacentes fue el mayor desde enero del 2006, cuando subieron un 2,2 por ciento.

El informe de SpendingPulse se deriva de las ventas agregadas en la red de pago de MasterCard en Estados Unidos, combinado con estimaciones de los demás métodos de pago, incluido efectivo y cheques.

 

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?