| 4/12/2012 3:30:00 PM

Consenso en Portugal para ratificar mañana el nuevo tratado de la UE

El Gobierno conservador y la oposición socialista de Portugal se mostraron hoy de acuerdo en ratificar este viernes el tratado de estabilidad presupuestaria de la UE, que el Parlamento luso será el primero en aprobar de los veintisiete países comunitarios.

Lisboa - Aunque con reclamaciones de más medidas para crear empleo y crecimiento, el líder socialista, Antonio José Seguro, comprometió el respaldo de su partido al nuevo tratado en la apertura hoy del debate parlamentario para la votación de mañana.

El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, que acabó en junio pasado con cinco años de Gobierno socialista, defendió el denominado Tratado para la Estabilidad, la Coordinación y el Gobierno en la Unión como una garantía de que no se hipotecará el futuro de las próximas generaciones.

Los gobernantes de 25 de los 27 países de la UE (con la excepción del Reino Unido y la República Checa) rubricaron el pasado 2 de marzo ese tratado, que busca prevenir futuras crisis de deuda soberana con un límite del déficit estructural anual del 0,5 % del PIB y diversos mecanismos de control presupuestario.

Hoy las fuerzas de la izquierda marxista lusa, a diferencia de los socialistas, se opusieron con firmeza a la nueva norma, que tildaron de violación de la soberanía nacional y "visto previo de Alemania" a los presupuestos del país, como lo denominó el diputado comunista Bernardino Soares.

Pero Passos Coelho se declaró satisfecho por la "base de entendimiento" lograda con los socialistas, la primera fuerza de oposición, y ensalzó el Tratado como una muestra de la voluntad europea de luchar contra la crisis.

El primer ministro señaló las dificultades que debió superar la UE para acordar este texto, pero se mostró confiado en la solidaridad europea y recordó la ayuda financiera internacional que recibe Portugal (78.000 millones de euros) desde hace un año.

Para Passos Coelho, cuya coalición de centroderecha tiene mayoría absoluta en el Parlamento con 132 de sus 230 diputados, la llamada "regla de oro", que limita el déficit fiscal de los estados, es un principio "realista, ni de izquierda ni de derecha".

El Partido Comunista y el Bloque de Izquierda, que suman 24 diputados, pidieron sin embargo un referéndum, censuraron con vehemencia la norma y vaticinaron que agravará el peso de la crisis económica sobre la población.

Los socialistas, con 74 escaños parlamentarios, también dejaron claro que su apoyo al tratado no implica respaldo a la política económica de Pasos Coelho.

Seguro advirtió que esa norma no basta para frenar el desempleo del 15 % que sufre Portugal, el tercero más alto de Europa después de España y Grecia, y reactivar la economía lusa, que este año tendrá una caída del PIB superior al 3 %.

"Lo que exigen ahora los portugueses son políticas y mecanismos europeos para responder al desempleo", subrayó el líder de la oposición.

Pese a las críticas, el respaldo socialista, que fue contestado en los medios de comunicación por algunos representantes de su ala izquierda, garantiza al Gobierno portugués una holgada aprobación parlamentaria, la primera del Tratado, en la votación del viernes.

Tras la firma por los gobernantes europeos el mes pasado, se abrió el proceso de ratificación en los parlamentos nacionales, que puede durar un año y que en el caso de Irlanda pende de un referéndum convocado para el 31 de mayo.

La norma entrará en vigor el 1 de enero de 2013, siempre que 12 países de la eurozona lo hayan ratificado, o bien al mes siguiente de que se complete ese número de aprobaciones parlamentarias. 

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?