| 6/18/2008 12:00:00 AM

Congreso argentino debate impuesto agrario

Buenos Aires.- Mientras el congreso debate el miércoles el nuevo sistema de gravámenes a la exportación de granos enviado por la presidenta Cristina Fernández para descomprimir la crisis con el agro, la mandataria se prepara para ser la única oradora de un acto en el que buscará recuperar su figura del desgaste sufrido en 100 días de conflicto.

Fernández envió el martes un proyecto de ley al Congreso que sólo permite ratificar o rechazar el nuevo sistema de retenciones (gravámenes) implementado en marzo, pero no modificarlo.

El Partido Justicialista (peronista), al que pertenece la mandataria, posee mayoría en ambas cámaras del Congreso. El aumento impositivo se mantendrá vigente hasta que se pronuncien los legisladores.

Con el envío de la iniciativa al parlamento, la mandataria busca darle peso de ley a la controvertida resolución y forzar al sector agropecuario a levantar la medida de fuerza que amenaza el abastecimiento de alimentos y combustibles.

Pero algunos legisladores han manifestado sus reparos.

El jefe del bloque de diputados de la opositora Coalición Cívica, Adrián Pérez, aseguró que "el contenido del proyecto creo que no estaría resolviendo el conflicto, no haría más que ratificar todo lo actuado y mantener el estado de las cosas".

En declaraciones a radio Continental, el congresista sostuvo que en los dos últimos años el Congreso de mayoría peronista "ha actuado como una escribanía que refrenda" las decisiones del Ejecutivo y que es momento de "revisar el contenido del proyecto y no actuar meramente de refrendatario".

El nuevo esquema impositivo, que ata el impuesto a la exportación al precio de los granos en el mercado internacional, ha sido rechazado por las organizaciones rurales, que realizaron cuatro huelgas en 100 días.

Aunque celebraron la decisión de Fernández, las entidades rurales advirtieron sobre la necesidad de que las retenciones sean sometidas a un profundo debate.

"Ojalá se cumpla posibilidad de debate en el parlamento, es lo que el productor espera", dijo a Continental el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens.

El jefe de gabinete, Alberto Fernández, aseguró que si el Congreso rechaza las retenciones agropecuarias, éstas no se aplicarán y explicó que el proyecto de la mandataria no contempla modificaciones al esquema impositivo porque "el Congreso no tiene nada que ver con las retenciones".

"Desde que se reinstauró la democracia en Argentina en 1983, jamás tuvo el parlamento la facultad de dictar las retenciones", dijo a radio América.

El conflicto con el campo marcó un fuerte descenso en la popularidad de la mandataria, que perdió más de 20 puntos de imagen positiva desde marzo, según un sondeo de la consultora privada Poliarquía.

Quienes han confirmado su presencia en el acto del miércoles en la noche en Plaza de Mayo son el gobernador de Buenos Aires Daniel Scioli y los alcaldes de las localidades del cordón urbano que rodea la capital, el núcleo duro de los "peronistas K", como se denomina a los líderes partidarios aliados al matrimonio Kirchner.

También lo ha hecho la Confederación General del Trabajo (CGT), la principal central obrera del país, que convocó a los trabajadores a manifestarse "en defensa del gobierno nacional" y dispuso un paro para facilitar la presencia de sus afiliados en la plaza.

Pero algunos dirigentes y gobernadores peronistas adelantaron que no participarán del acto, lo que ha sido interpretado por los analistas como un signo de fisura en el seno del oficialismo.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?