| 8/31/2007 12:00:00 AM

Confianza a gestiones de Chávez por canje rehenes en Colombia

De cara a la visita, Uribe afirmó en un discurso el jueves que será sincero y repetitivo en su determinación de que "no hay zona de despeje", pues aduce que "estamos procurando controlar el territorio para proteger a los ciudadanos con la fuerza pública que no queremos que los colombianos tengan que vivir intimidados por la guerrilla".

Bogotá.- En el presidente venezolano Hugo Chávez están cifradas las esperanzas de los familiares de docenas de rehenes de las FARC, por lo que logre el viernes en gestiones para buscar su liberación en un encuentro con su par colombiano Alvaro Uribe.

Por su lado, la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) insistió también esta semana en una entrevista concedida por su vocero Raúl Reyes al diario argentino Clarín en que es necesario el despeje militar de una región del suroeste colombiano para efectuar el intercambio humanitario.

Esas son las posturas intransigentes que Chávez tiene ante sí y que de alguna manera espera poder flanquear para que los rehenes recuperen su libertad, como les ofreció a algunos familiares de los cautivos con los que se reunió la semana pasada en Caracas.

"El presidente Chávez goza de la confianza de ambas partes... esto va a permitir que cumpla esa función de intermediación y acercamiento y (las partes) puedan ceder a sus posiciones que hasta ahora han mantenido inflexibles", expresó a radio Caracol el analista del conflicto colombiano, Alfredo Rangel.

El editorial de El Tiempo, el principal diario colombiano, reseñó que "está por verse si Chávez trae propuestas concretas y qué respuestas tiene. Lo que ya es obvio es la expectativa de los familiares de los secuestrados y de todos los observadores" ante los resultados de sus diligencias.

Entre los rehenes que las FARC cataloga como "canjeables", unos 45, están la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, que tiene doble ciudadanía colombiana y francesa, por lo que el gobierno de Nicolás Sarkozy también tiene puestos sus ojos en la reunión de Chávez y Uribe, con quienes se comunicó telefónicamente en las últimas horas.

Otros rehenes son, la asistente de Betancourt, Clara Rojas, que en cautiverio procreó un hijo con un guerrillero, tres estadounidenses contratistas del departamento de Defensa de su país, varios políticos, militares y policías.

Algunos secuestrados acumulan casi 10 años en poder de esa guerrilla, como el hijo de Gustavo Moncayo, Pablo Emilio, un policía, por cuya liberación cruzó a pie medio país pidiendo acciones del gobierno.

Once ex diputados que estaban en esa lista murieron en junio cuando fue atacado el campamento guerrillero en el que se encontraban por un grupo armado no identificado, según la guerrilla; aunque el gobierno acusa a las FARC de haberlos asesinado. Uribe dijo que esperan recuperar el sábado los cadáveres de esos políticos aún en poder del grupo rebelde.

En el encuentro presidencial también se programó la firma de un convenio de cooperación comercial en materia agropecuaria, la revisión de un problema surgido en la frontera binacional por la instalación de peajes en el lado colombiano y la construcción de un gasoducto desde el caribe colombiano al norte de Venezuela.

Colombia y Venezuela, a pesar de las divergentes posiciones de Uribe, que es un aliado incondicional de George W. Bush, que a su vez es blanco de agrias críticas de Chávez, mantienen cordiales relaciones y un creciente intercambio comercial que en los primeros cinco meses del año superó los 2.000 millones de dólares.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?