| 6/10/2010 4:45:00 PM

Condena a Plazas Vega abre heridas por Palacio de Justicia

El fallo condenatorio a 30 años de prisión a un coronel del ejército retirado abrió el jueves viejas heridas y dejó planteada la duda que acecha al país desde hace casi 25 años, qué sucedió realmente en la sangrienta toma guerrillera y recuperación militar del Palacio de Justicia en 1985.

Bogotá  — El Ministerio de Defensa emitió en la jornada un comunicado en los que expresa su "profundo dolor" por la condena a "un soldado de la patria", manifiesta su esperanza de que el oficial pueda demostrar su inocencia y llama a los uniformados a "mantener la moral en alto y el espíritu combativo indomable".

Los familiares de los muertos y desaparecidos del Palacio, a su vez, dijeron en una carta pública dirigida al presidente Alvaro Uribe que no entendían los cuestionamientos del mandatario al fallo condenatorio y que si deseaba que los ex rebeldes, que asaltaron la sede judicial, también fueran procesados que entonces había mecanismos legales que podía utilizar.

En una conferencia de prensa, parientes dijeron que temían que las declaraciones de Uribe, criticando el fallo y en defensa del condenando coronel Luis Alfonso Plazas Vega, pudieran provocar una reacción en su contra y que se sentían frustrados por los cuestionamientos oficiales al fallo judicial.

"Fue mucha frustración y mucha tristeza...una decepción total y completa porque fue el presidente...quien está defendiendo a ultranza a Plazas Vega en casos de delitos de lesa humanidad", dijo Alejandra Rodríguez, hija de Carlos Augusto Rodríguez, uno de los desaparecidos del Palacio.

El miércoles, en el primer fallo condenatorio contra un oficial por aquellas acciones de 1985, un juzgado penal de Bogotá condenó al coronel retirado Plazas Vegas, de 65 años, por el delito de "desaparición forzada" de al menos 11 personas del Palacio de Justicia.

Plazas, quien encabezó la recuperación del Palacio, está detenido desde el 2007 y niega los cargos.

El fallo es apelable y ya la defensa de Plazas Vega --quien fue señalado por dos militares de bajo rango ya retirados de haber ordenado "colgar" o acabar con algunos de los que salieron vivos del Palacio-- anunció el recurso ante el Tribunal Superior de Bogotá.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos pidió el jueves al estado colombiano medidas de protección para la jueza María Stella Jara Gutiérrez quien dictó la condena a Plazas y que ha recibido amenazas anónimas. El pedido de protección incluye a un hijo de la magistrada.

Temprano, el presidente Uribe dijo que la condena era "desmotivadora" para los militares porque mientras los ex rebeldes que atacaron la sede judicial estaban libres, se encarcelaba a los uniformados.

El caso del Palacio "fue un delito de lesa humanidad cometido por una alianza perversa entre el narcotráfico y una guerrilla. Y finalmente a la cárcel va es el coronel de las Fuerzas Armadas", dijo Uribe en una entrevista matutina con la radio La Voz de Bogotá.

El ex ministro de Justicia, Carlos Medellín, hijo del magistrado de la Corte Suprema Carlos Medellín Forero, uno de los muertos en el Palacio, recordó que en 1989 el Congreso aprobó una amnistía para los rebeldes del Movimiento 19 de Abril (M-19) que entregaron sus armas años después de protagonizar el asalto.

Además, dijo Medellín en entrevista telefónica, una responsabilidad recae sobre los insurgentes por haber atacado el Palacio y otra sobre la fuerza pública por los excesos en la reconquista de la sede judicial.

"Hay que tener claro que aquí lo que se está juzgando y se está condenando es el tema de los desaparecidos, yo he oído por ahí que esa decisión es absurda, que es injusta y los del M-19 no están condenados y hay que recordar que al M-19 lo indultaron y lo amnistiaron", dijo Medellín.

El 6 de noviembre de 1985 un comando del M-19 asaltó el Palacio, en el centro de la ciudad, y demandó hacer un juicio público al presidente Betancur (1982-1986).

El gobierno ordenó entonces la retoma del Palacio y a lo largo de casi dos días de disparos y fuego, murieron un centenar de personas, entre ellas los rebeldes, 11 de los 24 magistrados de la Corte Suprema y además fueron dadas por desaparecidas 11 personas, la mayoría empleados de la cafetería de la sede judicial.

(AP)

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?