| 5/7/2009 12:00:00 AM

Computadores para Educar invierte más de $12.000 millones

 El programa Computadores para Educar, del Ministerio de Comunicaciones, duplicó este año su inversión en la estrategia de acompañamiento educativo que adelanta desde 2004, pasando de $6.972 millones invertidos en 2008, a $12.724  millones de pesos en 2009.

El anuncio fue hecho por la Ministra de Comunicaciones, María del Rosario Guerra, quien manifestó que esta labor es el valor agregado que aporta el programa a las instituciones educativas y sus maestros, además del acceso entregado con los computadores.

“A medida que los computadores llegan a las sedes educativas, no solamente generan expectativas en niños y jóvenes por aprender, sino que incentivan en los profesores nuevas posibilidades que ponen a prueba su creatividad, talento y conocimientos, sobre las potencialidades de uso de las TIC en el contexto escolar, hasta el punto que los maestros se han convertido en verdaderos protagonistas y dinamizadores del cambio en la sociedad colombiana, por su invaluable aporte a la formación de niños y jóvenes”, explicó.

El acompañamiento educativo es una estrategia de formación que ejecuta durante dos años el programa Computadores para Educar, luego de entregar los equipos a las sedes educativas beneficiadas.

Se trata no solamente de enseñar a niños y docentes a manejar el equipo, sino de apoyar al docente en el desarrollo de habilidades pedagógicas encaminadas a diseñar e implementar estrategias novedosas en materia de educación.

Durante el presente año, Computadores para Educar hará acompañamiento pedagógico en 3 mil 856 sedes, incrementando en más del 92 % las sedes cubiertas en 2008, que ascendieron a mil 964 sedes.

 

 

(SP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?