| 10/23/2007 12:00:00 AM

Computadores para Educar advierte sobre existencia de estafadores

Hace algunos días en la región del Cauca, la Secretaría de Popayán recibió una llamada verificando la adjudicación de unos equipos a una sede educativa de la región, donde se solicitó una suma de dinero para el envío y flete de los equipos otorgados por Computadores para Educar, aprovechándose de la buena voluntad y disposición de las personas que quieren verse beneficiadas o seguir vinculadas al Programa.

Bogotá.- Computadores para Educar informa que personas inescrupulosas, haciéndose pasar por funcionarios del Programa, están solicitando a las sedes educativas del país altas sumas de dinero correspondientes a pagos derivados de la asignación y envío de los equipos; en este sentido Computadores para Educar es enfático en recordar que bajo ninguna circunstancia solicita a las sedes educativas, dinero como contraprestación para ser beneficiadas.

Frente a esta situación, Computadores para Educar aclara que estas personas no tienen relación alguna con el Programa y que dentro del proceso de adjudicación de equipos a beneficiarios no se exige ningún pago por flete, adjudicación de equipos o ninguna póliza ni contraprestación de carácter económico.

 

Las pólizas por concepto de seguros, los recursos para adecuación de aulas y demás gastos que puedan derivarse para hacer posible la entrega de los equipos a las escuelas, en ningún momento están a cargo de dichas instituciones, ni pueden ser cobrados directamente a las mismas.

Como consecuencia de lo anterior, las directivas de Computadores para Educar recomiendan abstenerse de cancelar cualquier suma por este concepto y ante cualquier situación similar a ésta, comunicarse con las líneas gratuitas nacionales del Programa 01-8000-919-273 – 01-8000-949-596 o al teléfono 3442258 en Bogotá.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?