| 9/10/2008 12:00:00 AM

Comienza el mayor experimento en la historia de la física

SINGAPUR - El moribundo mercado de la vivienda de Estados Unidos necesitará de otros dos a tres años para recuperarse, mientras que entre 100 y 200 bancos del país podrían colapsar el próximo año, dijo un ganador del premio Nobel de Economía.

Michael Spence dijo que el excedente de viviendas y una débil demanda de las consumidores, en medio de la turbulencia de los mercados financieros y una alta inflación, son un lastre para el mercado de la vivienda estadounidense, que experimenta su peor caída desde la Gran Depresión en los años 1930.

"Va a tomar cierto tiempo para encontrar una solución al sistema, probablemente un par de años," dijo Spence, quien ganó el premio Nobel en el 2001.

El laureado economista dijo que espera que "100 a 200 bancos" colapsen en Estados Unidos el próximo año porque muchos no están bien capitalizados y el Gobierno estadounidense dejará que caigan los más pequeños sin intervenir.

"Si uno hace una presunción razonable sobre el valor de los activos que ellos tienen, es menos que los pasivos, de manera que están en bancarrota," dijo.

La caída del sector vivienda estadounidense ha causado graves grietas a los mercados financieros globales, luego de que el incumplimiento de los préstamos hipotecarios, que fueron empaquetados y revendidos por muchos bancos como deuda de riesgo, acabó con la liquidez de los mercados a nivel mundial.

En la última debacle, el Gobierno de Estados Unidos asumió el domingo el control de los gigantes de financiamiento hipotecario Fannie Mae y Freddie Mac, que han sufrido pérdidas combinadas por casi 14.000 millones de dólares en los últimos cuatro trimestres y cuyas deudas están colocadas en muchos bancos centrales del mundo.

La medida, destinada a evitar que se profundice la turbulencia del mercado, representó lo que podría ser el mayor rescate financiero del Gobierno en la historia del país.

Fannie y Freddie poseen o garantizan cerca de la mitad de los 12 billones de dólares de la deuda hipotecaria de Estados Unidos.

Spence dijo que el Gobierno actuó correctamente al intervenir a Fannie y Freddie porque así redujo el riesgo de un mayor endurecimiento del crédito en los mercados, pero que ahora necesita colocar rápidamente dinero en esas compañías para que puedan seguir comprando hipotecas.

Pero agregó que las firmas y el Gobierno no deberían comprometerse en compras "irresponsables" de casas sobrevaluadas.

"Lo que realmente necesitamos es financiar compras legítimas de casas y negocios que quieran obtener préstamos," dijo.

Nueve bancos estadounidenses han quebrado en lo que va del año y la Corporación Federal de Garantías de Depósitos dijo que el número de bancos con problemas en Estados Unidos subió un 30 por ciento a 117 instituciones en el segundo trimestre. (Reporte de Koh Gui Qing, editado en español por Luis Azuaje)

 

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?