| 1/15/2010 3:00:00 PM

Colombia aún tiene un gran reto en tecnologías limpias

Colombia aún tiene un gran reto en tecnologías limpias

A pesar de ser uno de los temas más importantes en el mundo actualmente, nuestro país está rezagado en este tema. Ernst & Young ha liderado a nivel mundial una serie de investigaciones al respecto.

Como parte del Foro de Crecimiento Estratégico 2009, Ernst & Young celebró recientemente un diálogo sobre el futuro de la energía con un grupo de más de 50 inversionistas, emprendedores, ejecutivos corporativos y asesores de toda la industria energética, que participaron de esta discusión.

Los ejecutivos compartieron puntos de vista sobre cómo las innovaciones en tecnologías limpias son evaluadas y utilizadas en las industrias energéticas y manufactureras tradicionales. La financiación de esta innovación fue otro tema importante de discusión. Lo que sigue es un resumen ejecutivo de este debate dinámico y los puntos más relevantes de la discusión, que se plantean como temas de interés para la comunidad colombiana de cara a la inversión en tecnologías limpias de cara al futuro.

Innovación de tecnologías limpias a escala comercial

A pesar de la actual recesión económica, el consumo de energía continúa creciendo, y la demanda de los países en desarrollo durante las próximas décadas, agotará los recursos de la industria energética tradicional. “Vamos a necesitar toda la tecnología posible para responder a la increíble demanda de energía que enfrentaremos”, dijo uno de los asistentes al panel organizado por Ernst & Young.

Los participantes de éste expresaron que la energía podría ser la última oportunidad real de crecimiento que queda y afirmaron que las corporaciones están migrando hacia tecnologías limpias en espacios adyacentes a su base de negocios. Por ejemplo, las compañías del sector aeroespacial desarrollan proyectos de energía solar, las compañías electrónicas están migrando hacia la fabricación de celdas solares e iluminación LED, y las de telecomunicaciones están comenzando a usar redes inteligentes.

Ciertamente, los resultados de un estudio de Ernst & Young realizado con algunas de las más grandes corporaciones mundiales, encontró una aceleración en el uso o desarrollo de productos y servicios de tecnologías limpias, con el fin de crear una ventaja competitiva.

Sin embargo, el llamado ‘Valle de la Muerte’ para las compañías emergentes en tecnologías limpias aún es un gran desafío. Puede tomar en promedio entre US$20 y US$100 millones desarrollar una nueva tecnología limpia. Además, puede tomar hasta US$1 billón para construir plantas piloto y evaluar su aplicación comercial y confiabilidad. Esta es una propuesta que algunos asistentes al panel consideraron muy costosa para el capital de riesgo y demasiado peligrosa para el capital privado. La forma en que se va a desarrollar el financiamiento de estos modelos se discutió ampliamente a lo largo de la sesión.

Nuevos modelos de asociación necesarios

Alianza y colaboración, entre innovadores y grandes corporaciones, son los elementos clave para que las compañías emergentes de tecnologías limpias crucen exitosamente el ‘Valle de la Muerte’. Mientras algunas compañías quizá desarrollen una estrategia “independiente”, este modelo exigirá una Oferta Pública Inicial mejorada, financiación de proyectos, y posiblemente acceso a préstamos comerciales.

En este punto, no fue previsto a corto plazo un entorno favorable de los mercados de capitales, de tal manera que al evaluar la fortaleza de los balances, la distribución de activos y el alcance global de las multinacionales parece ser un factor de éxito fundamental para muchas compañías de tecnologías limpias.

Gobierno: el banquero y cliente más grande de energías limpias

En el panel organizado por Ernst & Young, se comentó ampliamente que las empresas deben navegar cuidadosamente las aguas políticas, ya que el gobierno se ha convertido en uno de los banqueros y clientes más importantes de tecnologías limpias en el corto plazo. Ninguna entidad está gastando más dinero o tiene el potencial de consumir más productos de tecnologías limpias, que los gobiernos.

Por lo tanto, es indispensable educar a los líderes políticos sobre los beneficios de empleo, las oportunidades de seguridad energética, y las ventajas ambientales asociadas a las diferentes tecnologías limpias. Al trabajar de cerca con las ONG y otros asesores expertos del gobierno, los innovadores de tecnologías limpias pueden influir significativamente en los debates de políticas públicas.

Gas natural: una parte faltante de la ecuación de energías limpias

Los participantes aseguraron que el gas natural fue una importante fuente de energía, ausente de la discusión de tecnologías limpias. El gas natural, combustible fósil de menor emisión de carbono, podría volverse más abundante que el carbón (el de mayores emisiones de carbono), gracias a innovaciones recientes.

El gas natural puede tener un impacto sustancial en el debate sobre cambio climático, al ayudar a traer la adopción de tecnologías limpias de la siguiente generación y cambiar el momento de las inversiones nacionales en estas tecnologías limpias. Uno de los asistentes al panel organizado por Ernst & Young destacó que "En 2006 había un suministro a 60 años de gas natural, vendido a 13 dólares por BTU. En 2009 hay un suministro de más de 300 años, vendido a sólo 5 dólares por BTU. "

La innovación en modelos de negocios también es esencial

Es importante no distraerse de lo que está disponible hoy, mientras se siguen buscando las nuevas tecnologías de transformación. Hay muchas tecnologías existentes que pueden tener un efecto significativo ahora, si se adaptan para aprovechar la oportunidad de negocio correcta que se presenta.

La amplia adopción de la máquina de vapor, la bombilla y el automóvil, fueron el resultado de innovaciones en el modelo de negocio en aquel tiempo. La perspectiva del modelo de negocio debe ser global porque gran parte del uso de tecnologías limpias está ocurriendo fuera de los EE.UU.

Respaldando la innovación en tecnologías limpias

Los participantes en el panel de Ernst & Young dijeron que el mayor inconveniente en la financiación de tecnologías limpias podría resumirse en una sola palabra: Riesgo. Desde la perspectiva corporativa, las compañías quieren tecnologías limpias que sean escalables y confiables, y que, por último, estén garantizadas. Como señaló un asistente al panel, "mis clientes no quieren experimentos científicos, ya que ellos tendrán que vivir con estas tecnologías durante décadas -y yo debo garantizarlas por décadas". Las compañías de energías limpias que puedan satisfacer con éxito las expectativas a largo plazo de sus clientes, serán las mejor recibidas.

Los inversionistas imaginan el riesgo como un triángulo: mercado, tecnología y ejecución. El riesgo de mercado se refiere aquí a externalidades de las tasas de precios y de adopción. "Hemos creado una industria donde el 20% del capital invertido en tecnología va para tecnologías limpias, pero todavía no hemos podido demostrar que podemos hacer dinero con esta inversión. El final de la ecuación está aún ‘por determinar” dijo uno de los inversores asistentes al panel organizado por Ernst & Young. Sin embargo, los participantes acordaron que hay un montón de oportunidades para invertir lo cual equilibra estos riesgos.

Garantía del Gobierno para financiar proyectos

Para los financiadores de proyectos ningún riesgo tecnológico es aceptable, independientemente del potencial de ganancia o pérdida. Los participantes en el panel organizado por Ernst & Young sostuvieron que esto crea una oportunidad para que los Gobiernos ofrezcan garantías para la financiación de proyectos de tecnologías limpias similares a los programas de incentivos existentes para la creación de pequeños negocios. A través de una variedad amplia de proyectos de energías limpias, el riesgo y los costos asociados para proveer tales garantías serían bajos, en relación con el gran beneficio de acelerar la implementación de inversiones importantes en tecnologías limpias.

Próximamente: precio del carbono y contabilidad del carbono

Un precio del carbono es una señal clave del mercado, que servirá como catalizador en la financiación y adopción de tecnologías limpias. Estamos en un periodo de transición para los mercados de carbono, en los cuales sólo una parte del mundo está bajo este sistema de mercado. Siendo realistas, pasarán décadas hasta que la economía mundial sea manejada con carbono. Dicho esto, la administración de Obama está a punto de aprobar regulaciones relacionadas al tema de carbono, ya sea a través de un proceso legislativo o a través de la Agencia de Protección Ambiental. La contabilidad del carbono sucederá pronto, y este será un gran cambio.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.