| 7/14/2010 4:20:00 PM

Colombia reitera que Chávez y Correa han sido invitados a posesión de Santos

El Gobierno de Colombia volvió a confirmar hoy que ha invitado oficialmente a los mandatarios de Venezuela, Hugo Chávez, y Ecuador, Rafael Correa, a la investidura del presidente electo Juan Manuel Santos, que será el próximo 7 de agosto.

Bogotá.- Las invitaciones oficiales a esos dos países, igual que a los demás que cuentan con representación diplomática colombiana, fueron enviadas el pasado 2 de julio, explicaron a Efe fuentes de la cancillería.

La que será ministra de Exteriores del nuevo Gobierno colombiano, María Ángela Holguín, ya dijo el pasado lunes que Chávez y Correa fueron invitados oficialmente a la posesión de Santos, quien asumirá la Presidencia en sustitución de Álvaro Uribe.

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, reiteró hoy que Correa aún no ha recibido una invitación oficial para asistir a la ceremonia de investidura de Santos, aunque señaló que sí se "conoce de una circular, que suena a invitación".

Por su parte, Chávez comentó que evalúa su posible asistencia a la investidura de Santos, después de indicar que su canciller, Nicolás Maduro, le informó de que Colombia le había extendido una invitación "verbal" para ese acto.

En agosto se cumplirá un año de la congelación de las relaciones entre Colombia y Venezuela ordenada por Chávez, que ve como una amenaza el acuerdo militar firmado en octubre de 2009 entre Bogotá y Washington.

En cuanto a Ecuador, ese país y Colombia están inmersos en un proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas, rotas en 2008 tras el bombardeo militar colombiano a un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la selva ecuatoriana.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?