| 10/27/2012 10:00:00 AM

Colombia no es ajena a la desaceleración de la economía mundial

Una marcada disminución en el nivel de confianza comercial en varias economías de crecimiento rápido está alertando sobre la volatilidad permanente que puede enfrentar el comercio global durante los próximos meses.

En Colombia, los niveles de confianza se estancaron, bajando 2 puntos en el Índice de Confianza Comercial de Regus (de 141 a 139) desde abril de 2012.

El nivel de confianza comercial en algunas de las economías de mayor crecimiento en el mundo ha disminuido de manera considerable en el transcurso de los últimos seis meses. A pesar del descenso, los niveles de confianza comercial en las economías de crecimiento rápido se mantienen muy por sobre los niveles en las economías maduras.

Aun así, este contratiempo debería actuar como una señal de alerta para que las empresas en todo el mundo se mantengan ágiles y esperen una mayor volatilidad antes de un repunte general global, revela el último Índice de Confianza Comercial de Regus (BCI), con base en las opiniones de 24.000 empresarios sénior de 92 países.

En particular, la confianza entre las pequeñas empresas se ha estancado, tanto en las economías en desarrollo como en las maduras y, dado el importante papel que desempeña la pequeña y mediana empresa como motor de crecimiento y fuente de empleos, este hallazgo genera bastante preocupación.

 El acceso a créditos asequibles y la administración de flujo de efectivo se encontraban entre las mayores preocupaciones, lo que destaca la necesidad de servicios comerciales flexibles y con un sistema de pago a medida que se utilizan que le permitan a las empresas mantenerse flexibles y ágiles.

                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.