| 12/1/2008 12:00:00 AM

Colombia molesta por interceptación a cónsul en Venezuela

BOGOTA_ Colombia expresará a Venezuela su molestia por la interceptación de conversaciones telefónicas a funcionarios diplomáticos, como en el caso de un cónsul colombiano cuyo retiro fue demandado la víspera por el gobierno del presidente Hugo Chávez, se informó el lunes.

Un funcionario de la cancillería, que pidió no ser identificado, dijo que Bogotá enviará a Caracas una queja manifestando su molestia por la grabación de conversaciones telefónicas a su cónsul Carlos Galvis en la ciudad de Maracaibo, en el estado fronterizo de Zulia; así como por el trato dado, en un programa televisivo de la emisora estatal venezolana, al gobierno del presidente Alvaro Uribe.

El canciller venezolano Nicolás Maduro anunció el domingo que Bogotá había retirado al cónsul Galvis luego que un programa de Venezolana de Televisión divulgara el sábado una conversación telefónica, presuntamente grabada por servicios de inteligencia venezolanos, en que el cónsul habla con un consejero presidencial de Uribe sobre la victoria de algunos opositores a Chávez en los comicios del 23 de noviembre.

Poco antes de las declaraciones de Maduro, el presidente Chávez había amenazado con expulsar al cónsul si Bogotá no lo retiraba primero.

"La única forma en que yo no expulse este cónsul de Colombia, es que el gobierno colombiano se lo lleve rápido, ya. Porque si no yo lo voy a expulsar", dijo Chávez el domingo en un discurso durante un acto oficial.

El sábado en el programa de Venezolana de Televisión, "Los Papeles de Mandinga", su conductor Alberto Nolia, difundió la conversación describiendo que el diálogo entre el cónsul y el asesor de Uribe, José Obdulio Gaviria, demostraba que los opositores venezolanos eran "peones" y "asalariados del narcogobierno de Colombia".

Caracas no se ha referido específicamente al tema de la interceptación de la conversación telefónica del cónsul y sólo se quejó por el contenido del diálogo.

El cónsul Galvis consideró como un "atentado" a sus derechos fundamentales y al consulado de Colombia la interceptación de su teléfono personal.

"Fui asaltado en mis derechos fundamentales, en mi privacidad, asaltado también el Consulado y violada la Convención de Viena al hacer intervencionismo en los teléfonos en lugares donde están las sedes diplomáticas", indicó el diplomático en la jornada a la radioemisora venezolana Unión Radio.

Al ser consultado sobre la molestia que expresó el presidente Chávez al referirse a la conversación telefónica del cónsul, Galvis dijo que "yo ni siquiera lo entiendo. Esa es una conversación muy privada, eso no es una conversación pública".

En el gobierno venezolano "se habla de un complot, se habla de un plan (contra las autoridades venezolanas)...No considero que eso pueda ser intervencionismo cuando lo estoy haciendo (hablando) desde mi línea privada", agregó Galvis resaltando que en el caso "lo delicado es la violación" del diálogo privado telefónico.

 

 

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?