| 6/29/2006 12:00:00 AM

Colombia con un Juan Valdez más auténtico

Nieto, hijo, hermano y padre de cafeteros. Así de auténtico es el colombiano que interpretará a partir del jueves a Juan Valdez, el ícono de esta nación responsable de promocionar su famoso café aromático.

A diferencia de sus antecesores, Carlos Sánchez, un serigrafista que interpretó el personaje durante los últimos 37 años; y el actor cubano-estadounidense José Duval, que lo hizo en los primeros de los 45 años de existencia del personaje, el nuevo actor creció y trabajó desde los seis años en una finca cafetera de Antioquia en el noroeste del país.

 

"Tiene no solo el perfil correcto desde el punto de vista cafetero... además tiene visualmente y en la manera de comportarse una autenticidad que es realmente muy especial. Es impecable desde el punto de vista de lo que estábamos buscando", afirmó a la AP el presidente de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Gabriel

Silva.

 

La selección del nuevo intérprete del personaje, cuya identidad se ha mantenido bajo estricta reserva, demoró dos años. Primero se escogieron a 400 candidatos de entre 380.000 cafeteros del país, relató Silva.

 

Se entrevistaron y evaluaron las cualidades de los precalificados hasta quedarse con 30, con los que se profundizaron las pruebas y los exámenes para finalmente dar con el elegido.

 

Silva confesó que en la búsqueda no era indispensable que el ungido fuera un campesino, pero así resultó.

 

"Se dieron ese alineamiento de los planetas, las estrellas y las constelaciones y nos arrojaron este candidato que cumple todos los requisitos", describió Silva.

Lo cierto es que para el elegido, ese sortilegio significa dejar atrás todo lo vivido en 39 años y virar su apacible vida rural en las montañas para vivir cerca de un aeropuerto internacional, dispuesto a viajar dos o tres veces al mes y cumplir con los compromisos publicitarios.

 

"Va a tener que viajar la mitad del año, estar sentado en un avión, estar lejos de su familia, soportar jornadas de presencia en eventos de horas enteras de pie dando autógrafos y manteniendo el buen genio. Eso es desafiante", según Silva.

 

"A él no le toca posar de cafetero ni le toca aprender de café. Le toca aprender de otras cosas, le toca aprender del mundo y de las logísticas que rodean su nueva responsabilidad", manifestó Silva.

 

Sánchez le enseña los secretos del oficio, pero también tendrá programas de entrenamiento actoral, expresión corporal y comportamiento frente a medios.

Sus predecesores tuvieron éxito en convencer al mundo de que el mejor café del mundo es colombiano, pero el desafío futuro es promover la variedad existente entre los aromáticos que aquí se cultivan.

 

Silva enumeró la diversidad no solo en las características del grano, que se cultiva desde sierras nevadas hasta las áreas selváticas del sur del país, sino en las comunidades que lo cultivan, que van desde indígenas y pequeños cafeteros hasta cooperativas y hacendados.

 

A cambio, de lo que es una ardua labor, el nuevo Juan Valdez se garantiza un salario "decoroso", que lo llevará alrededor del mundo y "un trabajo de por vida, hasta su jubilación", expresó Silva.

  No obstante, en caso enferme o por razones de fuerza mayor el Juan Valdez titular esté imposibilitado de cumplir un compromiso, los cafeteros colombianos decidieron que tendrá dos suplentes que saltarán a escena en esos casos fortuitos.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?