| 2/1/2010 8:25:00 AM

Colombia y Honduras firman acuerdo de cooperación en seguridad

El convenio contempla cooperación en la lucha contra el tráfico de drogas ilícitas y armas, el secuestro, la trata de personas, el lavado de activos y otras manifestaciones de la delincuencia transnacional organizada.

Tegucigalpa.- Los Presidentes de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, y de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, firmaron un acuerdo de cooperación en materia de seguridad, que incluye intercambio de información en la lucha contra delitos comunes como el narcotráfico y delincuencia transnacional.

“Nos complace mucho que el 15 de febrero empiece el plan de acción en materia de seguridad. Nos afecta a ambos ese fantasma perturbador del narcotráfico que engendra terrorismo, que acaba con la moral, con la ética, que crea en las sociedades una actitud de desprecio a la Ley”, sostuvo el Presidente Uribe.

El convenio contempla cooperación en la lucha contra el tráfico de drogas ilícitas y armas, el secuestro, la trata de personas, el lavado de activos y otras manifestaciones de la delincuencia transnacional organizada.

Para combatir esos delitos, en el documento las partes se comprometen a poner en marcha un plan de acción en materia de seguridad para intercambiar experiencias y buenas prácticas entre las autoridades responsables de la seguridad, y desarrollar mecanismos de cooperación bilateral, orientados a fortalecer las capacidades institucionales de los estados en materia de seguridad.

El documento fue suscrito durante la visita oficial que Uribe Vélez cumplió este sábado en Tegucigalpa, donde destacó la proyección de Honduras con visión de crecimiento económico y prosperidad social.

“Son inseparables la seguridad, la prosperidad económica y la equidad social, finalmente son valores fundamentales para la sostenibilidad democrática”, agregó.

 

 

SP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?