| 6/13/2012 10:00:00 AM

Colombia y Ecuador firmarán límites marítimos

La ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, viajó hoy a la ciudad ecuatoriana de San Lorenzo para firmar con su colega del país vecino, Ricardo Patiño, un acuerdo de límites marítimos.

Bogotá - La canciller tomó un vuelo hasta la ciudad colombiana de Tumaco, sobre el Pacífico y cercana a la frontera sur con Ecuador, según dijeron a Efe en Bogotá fuentes gubernamentales.

En Tumaco, que pertenece al departamento limítrofe de Nariño, la ministra abordará un helicóptero que la transportará hasta San Lorenzo, lugar limítrofe escogido por la Cancillería de Ecuador para formalizar el documento sobre límites.

Holguín y Patiño habían anunciado el 2 de febrero último en la ciudad colombiana de Cali (suroeste) que sus países habían llegado a un acuerdo sobre la delimitación de los límites en el Pacífico.

La tarea la realizaron las llamadas comisiones Mixta Permanente Colombo-Ecuatoriana y Binacional de la Boca del Río Mataje, fuente que marca la frontera terrestre de los dos países hasta su desembocadura en el mismo océano.

Los estudios de ambas comisiones concluyeron con la ubicación precisa de "las coordenadas del punto en donde empieza la frontera marítima entre los dos países", según la Cancillería colombiana.

"Gracias a esto quedó definido el punto exacto en donde empieza el paralelo que marca el límite marítimo entre ambos Estados", resaltó la misma fuente.

Los dos países, que comparten una frontera terrestre de 586 kilómetros fijada en el Tratado Suárez-Muñoz Vernaza, de 1916, habían establecido en un convenio de 1975 que su límite marítimo estaba determinado a partir de la desembocadura del río Mataje.

Dicho documento es el Convenio Liévano-Lucio o Convenio sobre Delimitación de Áreas Marinas y Submarinas y Cooperación Marítima. 

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?