| 11/14/2006 12:00:00 AM

Colombia descarta "renegociación" de TLC

La canciller colombiana María Consuelo Araújo, quien acompaña a Uribe, fue aún más tajante sobre la suerte del TLC que Colombia y Estados Unidos firmarán la próxima semana en Washington.

Washington.- El presidente Alvaro Uribe dijo el lunes que ha pedido la renovación de las preferencias comerciales andinas que benefician también a Ecuador, Perú y Bolivia, y descartó una renegociación de su tratado de libre comercio con Estados Unidos si así lo exigiera el nuevo Congreso estadounidense.

"Las relaciones de Colombia con Estados Unidos son relaciones de estado a estado, de largo plazo", dijo Uribe descartando la posibilidad de que el Congreso tuviera un papel más allá de aprobar o rechazar el tratado, como lo dispone la ley conocida como "fast track".

Esa ley concedió al presidente George W. Bush la facultad de negociar acuerdos que no pueden ser alterados por el Congreso en el proceso de su ratificación. Está todavía vigente y expirará en junio.

"No es posible una renegociación. Ello no sólo alargaría el proceso de ratificación en el Congreso sino que tampoco seríamos consecuentes con los procedimientos de la negociación, que se hizo entre gobiernos", indico Araújo.

La posición colombiana contrasta con la de Perú, que anunció el lunes que estaba dispuesto a considerar "algunas preocupaciones" del nuevo Congreso controlado por los demócratas sobre los temas laborales y otros de su TLC con Estados Unidos.

"Estamos dispuestos a buscar alternativas teniendo en cuenta la nueva situación (política)", dijo Hernando de Soto, designado por el presidente Alan García como su representante personal para las gestiones en favor del TLC en Estados Unidos.

En la primera jornada de su visita de dos visitas, Uribe hizo un alto en sus entrevistas para hablar brevemente con reporteros sobre lo que estaba haciendo en Washington.

Dijo que "es una necesidad" la extensión de la ley de preferencias arancelarias andinas, conocida como ATPDEA, que expira en diciembre y también benefician a Ecuador, Perú y Bolivia.

"Hemos pedido que las preferencias se extiendan a los cuatro países andinos", dijo hablando en la residencia diplomática colombiana.


La ATPDEA expira el 31 de diciembre y podría ocasionar la pérdida de millones de dólares en exportaciones y de miles de empleos en los cuatro países si no se renueva antes de esa fecha.

Esa ley, aprobada inicialmente en 1991, ya fue renovada por cinco años en 2001.

Uribe dijo que esa renovación permitió aumentar a 6.000 el número de productos que Colombia coloca en el mercado estadounidense sin aranceles contra 4.000 de la década previa.

Sugirió que la renovación se realice en las actuales sesiones del Congreso y no como se hizo en 2001 que ocurrió meses después de la expiración, en que por decreto el gobierno estadounidense dispuso devolver a los exportadores andinos los aranceles pagados por sus productos.

Uribe indicó, sin embargo, que estaba explicando a sus interlocutores que el cambio en la economía colombiana --revaluación del peso, baja inflación, entre otros factores-- hacía más compleja una renovación de la ATPDEA después de su vencimiento.

Mencionó que en el área de las confecciones, que sin ATPDEA pagarían un arancel del 20%, "ya se han cancelado contratos de confección que nos han costado 7.000 empleos".

"En lugar de pensar en una ampliación retroactiva, queremos que se tome una decisión en esta sesión", dijo.

Uribe, quien dedicará el martes a reuniones mayormente en el Congreso, no dijo por cuánto tiempo desearía la renovación de la ATPDEA, aun cuando indicó que debe hacerse por "un periodo suficiente" que permita a Colombia la aprobación de su TLC.

Hernando José Gómez, principal negociador colombiano de comercio, ya había dicho anteriormente que quería por una ampliación por un año.


 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?