| 5/16/2006 12:00:00 AM

Colombia busca que Venezuela y Bolivia participe en TLC con la UE

Uribe destacó la importancia que tiene para Colombia la suscripción de un acuerdo comercial con la UE, ya que las preferencias arancelarias que le concede unilateralmente ese bloque vencen en 10 años.

El presidente Álvaro Uribe hizo un llamado a sus homólogos de Venezuela, Hugo Chávez, y de Bolivia, Evo Morales, para que se vinculen al proceso de negociación de un TLC entre la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y la Unión Europea (UE).

De acuerdo con el primer mandatario, esto es posible ya que el objetivo no es ideológico, sino que recoge los propósitos tanto de su Gobierno, como el de Chávez y el del presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, de crear oportunidades para generar empleo y eliminar la pobreza en la región.

"Tenemos que ponernos de acuerdo en ese tratado con la UE. Venezuela no ha entrado, pero le vamos a insistir al presidente Chávez. Bolivia nos pidió que le diéramos dos meses", agregó el presidente Uribe,

Todo esto se da en el marco de la reciente salida del vecino país de la CAN y de las dudas de La Paz de seguir en el bloque regional.

La semana pasada, durante la IV cumbre eurolatinoamericana en Viena, la CAN y la UE acordaron iniciar este año un proceso que lleve a la negociación de un acuerdo de asociación, que incluirá un diálogo político, de cooperación y un acuerdo de comercio, tal y como lo señala la declaración final acogida por casi 60 gobernantes.

En este documento, la CAN y la UE decidieron que todas las reuniones necesarias deberán adelantarse antes del 20 de julio de este año.

Uribe destacó la importancia que tiene para Colombia la suscripción de un acuerdo comercial con la UE, ya que las preferencias arancelarias que le concede unilateralmente ese bloque vencen en 10 años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?