| 12/1/2005 12:00:00 AM

Coca Cola acepta revisar sus prácticas en India y Colombia

Coca-Cola viene siendo cuestionada por estudiantes de la Universidad de Michigan por sus prácticas laborales en el extranjero.

Coca-Cola se mostró dispuesta a examinar sus prácticas laborales y empresariales en India y en Colombia para mantener sus contratos por US$1,3 millones con la Universidad de Michigan.

La Universidad había sugerido la semana pasada a la compañía de bedidad que renovaría los contratos a cambio de varias condiciones, como que la compañía acepte una auditoría independiente y ponga en marcha un plan correctivo, aseguró el presidente de la comisión de supervisión de códigos de comportamiento del centro, Frank Stafford.

Coca-Cola viene siendo cuestionada desde hace años por sus prácticas laborales en el extranjero, denunciadas con especial ímpetu por los estudiantes extranjeros. Sin embargo, la compañía ha negado las acusaciones de abusos medioambientales en India y de Derechos Humanos en Colombia.

La decisión de la Universidad de Michigan responde a una queja planteada el año pasado por la Organización de Estudiantes para la Igualdad Laboral y Económica, en la que se acusó a la compañía, entre otras cosas, de utilizar agua de regadío en la India, lo que provocaba daños en los cultivos, distribución entre los granjeros de lodos contaminados procedentes de sus plantas de embotellado como si se trataran de fertilizantes, y la venta de productos con pesticidas.

Los estudiantes también denuncian acuerdos con los paramilitares colombianos para evitar el sindicalismo en sus fábricas.

En la reunión anual de Coke en abril, el consejero delegado Neville Isdell prometió seguir escuchando las críticas, a pesar de que insistió en que no hay pruebas acerca de las reclamaciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?