| 12/9/2009 9:00:00 AM

Cobre retrocede por alza de inventarios en LME

El cobre descendía el miércoles a su menor valor en más de una semana pues los inventarios seguían en aumento, al tiempo que los inversores reducían la exposición a los activos de riesgo por las preocupaciones sobre la deuda de Grecia y Dubai, con un tono más firme en el dólar.

Londres  - El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) se negociaba a US$6.960,00 la tonelada a las 1118 GMT desde un cierre de US$6.980 el martes.

Las existencias de cobre en los depósitos de la LME crecieron en 5.200 toneladas a 458.500 toneladas, récord desde fines de abril.

"Estamos teniendo grandes incrementos en los inventarios de la LME casi todos los días", dijo un analista de metales de RBS, Stephen Briggs.

"Esto en general va al Este de Asia, lo que sugiere que una parte es material chino. China ha comprado metales básicos en forma excesiva este año", señaló.

Otro factor que pesaba sobre la confianza del mercado fue el hecho de que Fitch Ratings recortó la calificación de la deuda griega a BBB+, con panorama negativo.

Además, Moody's rebajó el martes a seis emisores vinculados con Dubai, después de concluir que el Gobierno no ofrecerá ningún respaldo significativo a firmas principales como DP World.

Unos datos desfavorables del producto interno bruto (PIB) de Japón también perjudicaron a la confianza de los inversores.

"Hay una leve subida de la aversión al riesgo", dijo Andrey Kryuchenkov, analista de VTB Capital. El precio del cobre "podría bajar hasta US$6.800" la tonelada, sostuvo.

El aluminio se negociaba a US$2.165 desde US$2.163. El zinc se cotizaba a US$2.326 contra US$2.327 y el plomo a US$2.307 contra US$2.289.

El estaño operaba a US$15.200 desde US$15.150 y el níquel a US$16.225 frente a US$16.150.


(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?