| 7/16/2009 12:00:00 AM

CIT no parece conseguir rescate y podría declararse en quiebra

La firma de préstamos comerciales afirmó que las negociaciones con los reguladores sobre un posible rescate se cortaron después de días de prolongadas conversaciones. Puede declararse en quiebra.

WASHINGTON  — La incapacidad del CIT Group Inc. para conseguir fondos de emergencia del gobierno planteaba la posibilidad de que la firma de préstamos comerciales se declarase en quiebra.

Pero no estaba claro qué significaría la repercusión de esa medida en los mercados financieros deprimidos por una economía en recesión y afectados por la pérdida de cientos de miles de empleos por mes. La compañía presta dinero a miles de negocios pequeños y medianos, y los pequeños negocios son considerados clave para la recuperación económica. 

La medida señala un momento decisivo para el gobierno de Barack Obama y demuestra que está trazando límites a los rescates federales para las firmas financieras en peligro.

La primera reacción al corte de las conversaciones fue cautelosa.

Los contratos a término del Dow Jones y el Standard and Poor's 500 bajaron ante el anuncio. Pero cuando el jueves por la mañana se anunciaron ganancias mejores a lo anticipado de JPMorgan Chase & Co. y una inesperada declinación la semana pasada en las nuevas reclamaciones de beneficios por desempleo, ambos índices subieron.

El Wall Street Journal dijo el jueves que CIT trataba de conseguir al menos US$2.000 millones de rescate por parte de los dueños de deudas existentes y que les había dado 24 horas para decidir si podían aportar los fondos.

La acallada reacción a las tribulaciones de CIT sugiere que los inversionistas están más concentrados en las señales de que la depresión económica podría estar cediendo, comentó Paul Baiocchi, estratega de mercado de Delta Global Advisors en San Francisco.

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?