| 1/24/2007 12:00:00 AM

Cine colombiano atrajo 2,7 millones de espectadores en 2006

El filme que más atrajo ciudadanos a las salas fue “Soñar no cuesta nada”, de Rodrigo Triana, con un millón 198 mil espectadores, seguida de “Karmma”, de Orlando Pardo con 420 mil, y El Colombian Dream de Felipe Aljure con 380 mil más.

Bogotá.- El auge de la industria del cine colombiano se vio reflejado en los dos millones 774.039 espectadores que, durante 2006, llevaron a salas de cine las ocho películas nacionales estrenadas y apoyadas por el Gobierno Nacional para su realización.

Según datos suministrados por la Dirección de Cinematografía del Ministerio de Cultura, el número de espectadores está distribuido de la siguiente manera:

 

 

Soñar no cuesta nada     1.198.000

Karmma     420.000

El Colombian Dream     380.000

Al Final del Espectro (en cartelera)     245.000

El Trato     80.000

Cuando rompen las olas      20.000

Cartas al Gordo (en cartelera)     340.000

Dios los junta y ellos se separan (en cartelera)    91.039

TOTAL      2.774.039

Es de resaltar que las películas, Dios los junta y ellos se separan, Al Final del Espectro y Cartas al Gordo, aún están en cartelera, y el total de espectadores aumentará. Sólo la película “Dios los junta y ellos se separan” fue distribuida por Babilla Cine, las restantes 7 por Cine Colombia.

Es así como la Ley de Cine (814 de 2003), aprobada durante la primera administración del presidente Álvaro Uribe Vélez, comenzó a traducirse en resultados concretos, aportando recursos económicos para la realización de estas ocho producciones.

La ley busca aumentar la oferta de películas colombianas para que los espectadores encuentren más y mejores opciones en las salas de proyección, y pretende establecer una industria económicamente viable, sostenible y productiva.

 

 

SNE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?