| 4/17/2009 12:00:00 AM

Chrysler perderá el control si firma acuerdo con Fiat

(DETROIT) La automotriz Chrysler, salvada de la quiebra por el Gobierno de Estados Unidos, cederá el control de su directorio y, eventualmente, el liderazgo ejecutivo si se completa la unión que negocia con la italiana Fiat SpA.

El Gobierno del presidente Barack Obama y Fiat designarán al directorio para Chrysler, mayormente compuesto por miembros independientes que no trabajen en ninguna de las dos firmas, dijo el jueves el presidente ejecutivo de Chrysler, Bob Nardelli, en un memorando interno a los empleados.

"El directorio tendrá la responsabilidad de designar a un presidente", dijo Nardelli en el memo, al que Reuters tuvo acceso.

"El directorio también seleccionará a un presidente ejecutivo con la aprobación de Fiat", añadió.

Esto podría significar la salida de Nardelli, que lidera Chrysler desde el 2007, poco después de que el fondo de inversión Cerberus Capital Management comprara a Daimler AG un 80,1 por ciento de la compañía estadounidense.

Chrysler y Fiat han estado conversando para completar una alianza a fines de abril y cumplir con el duro ajuste de gastos que exige el Gobierno de Estados Unidos para dar más ayuda a la firma y evitar su bancarrota.

El grupo asesor de la Casa Blanca para la reactivación del sector automotor rechazó a fines de marzo un plan de reestructuración de Chrysler y le dio tiempo a la compañía hasta fines de abril para que cimente la alianza con Fiat y consiga concesiones con sus acreedores y sindicatos.

"Continuamos revisando el estado de las discusiones entre los acreedores con Fiat, dado que el logro de concesiones es una condición para la alianza", comentó Nardelli.

Concesiones 

El acuerdo de Fiat y Chrysler depende de que ambas firmas logren arrancarle concesiones a los sindicatos de Estados Unidos y Canadá, así como a un grupo de acreedores de Chrysler liderado por JPMorgan Chase & Co.

El presidente ejecutivo de Fiat, Sergio Marchionne, ha criticado al sindicato canadiense porque cree que la falta de avance en esas negociaciones pone en riesgo la alianza.

Pero el presidente del directorio de Fiat, Luca Cordero de Montezemolo, negó el viernes un reporte de prensa que aseguraba que la italiana evaluaba como alternativa aliarse con Opel, la filial alemana de General Motors.

El Tesoro de Estados Unidos se reúne regularmente con el grupo de acreedores de Chrysler y le ha pedido "que haga concesiones adicionales significativas", dijo Nardelli.

El Gobierno ha entregado una nueva propuesta al grupo y se espera que la responda pronto, agregó.

Chrysler también negocia con el mayor sindicato automotor de Estados Unidos para reestructurar el fondo que financia el sistema de salud para retirados, de manera que pueda realizar parte de sus aportes en acciones en vez de efectivo.

En Canadá, Chrysler busca reducir salarios y beneficios para llevarlos al mismo nivel que pagan las automotrices extranjeras en ese país.

Chrysler ha estado operando gracias a los US$4.000 millones en ayuda de emergencia que recibió del Gobierno y podría recibir otros 6.000 millones si completa la alianza con Fiat y otras medidas de recortes de costos.

 

 

(REUTERS)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?